confianza

Los tres consejos

Una pareja de recién casados era muy pobre y vivía de los favores de un  pueblito del interior. Un día el marido le hizo la siguiente propuesta a su  esposa: “Querida yo voy a marcharme de casa. Voy a viajar bien lejos, a buscar un empleo y trabajar hasta tener condiciones para regresar y darte una vida mas cómoda y digna. No se cuánto tiempo voy a estar lejos. Solo te pido una cosa, que confíes en mí y me esperes”.

Así, siendo joven aún, caminó muchos días a pie hasta encontrar un  hacendado que estaba necesitando de alguien para ayudarlo en su hacienda. El joven llegó y se ofreció para trabajar y fue aceptado.

Pidió hacer un trato con su jefe, el cual fue aceptado también. El pacto fue el siguiente: “Déjeme trabajar por el tiempo que yo quiera y cuando yo encuentre quedebo irme, el señor me libera de mis obligaciones: Yo no quiero recibir mi salario. Le pido al señor que lo coloque en una cuenta de ahorro hasta el día en que me vaya. El día que yo salga. usted me dará el dinero que yo haya ganado”.

Estando ambos de acuerdo, aquel joven trabajó durante 20 años, sin vacaciones y sin descanso. Después de veinte años se acercó a su patrón y le dijo: “Patrón, yo quiero mi dinero. Quiero regresar a mi casa”.

El patrón le respondió: “Muy bien. Hicimos un pacto y voy a cumplirlo. Pero que antes quiero hacerte una propuesta. Yo te doy tu dinero y tú te vas, o te doy tres consejos y no te doy el dinero y te vas. Si yo te doy el dinero, no te doy los consejos y viceversa. Vete a tu cuarto, piénsalo y después me das la respuesta”.

El pensó durante dos días. Buscó al patrón y le dijo: “QUIERO LOS TRES  CONSEJOS.”

El patrón le recordó: “Si te doy los consejos, no te doy el dinero.”

Y el empleado respondió: “Quiero los consejos.”

EL patrón entonces le aconsejó:

1.. ‘NUNCA TOMES ATAJOS EN TU VIDA. Caminos mas cortos y desconocidos te  pueden costar la vida.

2. NUNCA SEAS CURIOSO DE AQUELLO QUE REPRESENTE EL MAL, pues la curiosidadpor el mal puede ser fatal.

3. NUNCA TOMES DECISIONES EN MOMENTOS DE ODIO Y DOLOR, pues puedes arrepentirte demasiado tarde.

Después de darle los consejos, el patrón le dijo al joven, que ya no era tan joven:

– AQUÍ TIENES TRES PANES, dos para comer durante en viaje y el tercero es para comer con tu esposa cuando llegues a tu casa.

El hombre entonces siguió su camino de vuelta de veinte años lejos de su casa y de su esposa, que él tanto amaba.

Después del primer día de viaje, encontró una persona que lo saludó y le preguntó: “¿Para donde vas?'”

Él le respondió: “Voy por un camino muy distante que queda a más de veinte días de caminata por esta carretera”.

La persona le dijo entonces: “Joven, este camino es muy largo. Yo conozco un atajo. Si lo tomas llegarás en pocos días”.

El joven contento comenzó a caminar por el atajo cuando se acordó del  primer consejo, ‘NUNCA TOMES ATAJOS EN TU VIDA. CAMINOS MAS CORTOS Y  DESCONOCIDOS TE PUEDEN COSTAR LA VIDA’

Entonces se alejó de aquel atajo y volvió a seguir por el camino normal. Dos días después se enteró de otro viajero que había tomado el atajo y lo  asaltaron, lo golpearon y le robaron toda su ropa.

Después de algunos días de viaje, y cansado en extremo, encontró  una pensión junto a la carretera. Era ya muy entrada la noche y parecía que todos dormían, pero una mujer malencarada le abrió la puerta y lo atendió.  Como estaba tan cansado, tan solo le pagó la tarifa del día sin preguntar  nada y después de tomar un baño se acostó a dormir. De madrugada se levantó asustado al escuchar un grito aterrador. Se puso de pie de un salto para ver qué estaba sucediendo. Pero cuando estaba abriendo la puerta se acordó del segundo consejo. ‘NUNCA SEAS CURIOSO DE AQUELLO QUE REPRESENTE EL MAL PUES LA CURIOSIDAD POR EL MAL PUEDE SER FATAL’

Regresó y se acostó a dormir. Al amanecer, después de tomar café, el dueño de la posada le preguntó si no había escuchado un grito y él le contestó que sí, que lo había escuchado. El dueño de la posada de preguntó: “¿Y no sintió curiosidad?” Él le contestó que no. A lo que el dueño le respondió: “Usted ha tenido suerte en salir vivo de aquí, pues en las noches nos acecha una  mujer maleante con crisis de locura, que grita horriblemente y cuando el huésped sale a enterarse de qué está pasando, lo mata, lo entierra en el quintal y luego se esfuma”.

El joven siguió su larga jornada, ansioso por llegar a su casa.Después de muchos días y noches de caminata, ya al atardecer, vio entre los árboles humo saliendo de la chimenea de su pequeña casa, camino y vio entre los arbustos la silueta de su esposa. Estaba anocheciendo, pero alcanzó a ver que ella no estaba sola. Anduvo un poco más y vio que ella  tenía sobre sus piernas a un hombre, al que estaba acariciando los cabellos.

Cuando vio aquella escena, su corazón se llenó de odio y amargura y decidió correr al encuentro de los dos y matarlos sin piedad. Respiró profundo, apresuró sus pasos, cuando recordó el tercer consejo. ‘NUNCA TOMES DECISIONES EN MOMENTOS DE ODIO Y DOLOR, PUES PUEDES ARREPENTIRTE DEMASIADO TARDE’

Entonces se paró y reflexionó. Decidió dormir ahí mismo aquella noche y al día siguiente tomar una decisión. Al amanecer ya con la cabeza fría, el dijo: ‘NO VOY A MATAR A MI ESPOSA’. Voy a volver con mi patrón y a pedirle que me acepte de vuelta. Solo que antes, quiero decirle a mi esposa que siempre le fui fiel a ella.’

Se dirigió a la puerta de la casa y tocó. Cuando la esposa le abre la puerta y lo reconoce, se cuelga de su cuello y lo abraza afectuosamente. Él trata de quitársela de encima, pero no lo consigue. Entonces con lágrimas en los ojos le dice:

-Yo te fui fiel y tú me traicionaste…

Ella espantada le responde: ‘¿Cómo? Yo nunca te traicioné. Te esperé durante veinte años.

Él entonces le preguntó: ¿Y quien era ese hombre que acariciabas ayer por la tarde?

Y ella le contestó: ‘AQUEL HOMBRE ES NUESTRO HIJO. Cuando te fuiste, descubrí que estaba embarazada. Hoy él tiene veinte años de edad.

Entonces el marido entró y conoció y abrazó a su hijo y les contó toda su historia. En cuanto su esposa preparó la cena se sentaron a comer el último pan juntos. DESPUÉS DE LA ORACIÓN DE AGRADECIMIENTO, CON LÁGRIMAS DE EMOCIÓN, el partió el pan y al abrirlo, se encontró un cheque con todo su dinero, el pago de sus veinte años de dedicación

10 Puntos para tu vida

Escrito por Gabriel Padilla.

1. HOY. AQUÍ. AHORA. Dice Osho, en su libro Meditaciones, que Dios constantemente viene a visitarnos a casa pero que nunca nos encuentra, porque siempre estamos en el pasado o en el futuro. Dejar de fumar, aprender idiomas, adelgazar… Siempre lo dejamos para después, mañana, el lunes, septiembre o enero. Decisiones importantes para nuestra salud, nuestro bienestar, nuestro futuro laboral, las dejamos en manos de un tiempo inexistente. El futuro no existe. Y únicamente hoy, aquí y ahora, podremos realizar cuantos cambios necesitemos en nuestra vida, porque únicamente desde hoy/aquí/ahora puede activarse en nosotros la conciencia real para dicho cambio.

2. SÉ TU MISMO/A. Tú eres un ser único, irrepetible e inigualable. El Universo ha unificado en ti toda una serie de características distintivas que ninguna otra criatura posee en toda la Creación. No quieras ser como otros. No pretendas ser como nadie. Muéstrate con sinceridad porque los rasgos con los que has sido bendecido no fueron conjuntados al azar. Permite que surja la expresión de tu individualidad. Tú haces que el Universo sea como es.

3. EXPRÉSATE. Habla. Di en cada momento lo que sientes, lo que opinas. Si estás triste, si estás alegre, si estás disgustado… Da la gracias, di “te quiero”… No confíes en que los demás ya te hayan entendido porque es más que probable que no sea así. Los equívocos y suposiciones producen situaciones muy desagradables y van dejando amistades, familia o amores por el camino. Como escribiera Gabriel G. Márquez: “No seremos nunca recordados por todo aquello que callamos”. No esperes a que sea demasiado tarde.

4. EQUIVÓCATE. No temas al error. Permítete equivocarte. La vida se construye a partir de decisiones. Siempre hay una encrucijada, siempre existen múltiples opciones y nadie tiene la certeza de cuál es el camino más adecuado. El único que no se equivoca es aquel que nada hace. Sé valiente. Contempla siempre las opciones y decide. Sin miedo. Decía Borges que cuando tuviese 80 años quería volver la vista atrás y darse cuenta de cuántas veces se había equivocado, porque era señal de que había vivido.

5. OLVIDA. No podemos avanzar en la vida si mantenemos la vista fija en el pasado. Es como intentar andar de espaldas. ¡Absolutamente imposible! En cambio,  en demasiadas ocasiones, mantenemos una parte de nuestro inconsciente anclado en aquella situación tan dolorosa o en aquella persona que nos hizo quizá ya ni recordemos qué. Corta esas ataduras. Sólo olvidando y perdonando nos hacemos libres. Extrae las lecciones de vida y deja atrás el resto.

6. CUÍDATE. El ser humano es la unión de mente, cuerpo y espíritu. Tenemos la responsabilidad de mantener este triunvirato indisoluble en el mejor estado posible. Mantén el cuerpo físico de forma saludable: come sanamente, duerme al menos ocho horas, haz ejercicio… Procura tener siempre una mente despierta y ágil: estudia, lee, escribe, utiliza la memoria… Mantén tu espíritu tan limpio cuanto puedas: cultiva la generosidad, la empatía, defiende la verdad y tus creencias con el diálogo, y apuesta siempre por el Bien común.

7. TIEMPO.  Incluye a lo largo del día, como si de una tarea más se tratase, un espacio para ti. No se trata de mendigar tiempo libre, sino de establecer un tiempo para tu completo uso y disfrute. Escoge diariamente media hora, una hora, en la que puedas encontrarte contigo mismo, libre de los quehaceres diarios. Ordena tus ideas, tus prioridades, realiza alguna actividad de tu agrado, cultiva un hobby… Dedícate a ti. Verás como te cambia la perspectiva. Verás que cuando estés en paz contigo mismo todo te parecerá distinto.

8. AMIGOS. Que la gente que te rodee sea siempre la mejor. Las reconocerás porque celebrarán tus éxitos como si fueran suyos, te acompañarán en las derrotas y nunca te dirán una verdad a medias o interesada en beneficio de otros o de si mismos. Verás que aportan riqueza a tu vida permitiendo que tú hagas lo mismo con la suya. Huye de interesados,  victimistas o manipuladores. De aquellos que pretendan disponer sobre tu tiempo en su propio beneficio. El dueño de tu tiempo eres tú. Gástalo como tú quieras, no como quieran los demás.

9. SORPRÉNDETE. La vida es una fantástica caja de sorpresas. No temas arriesgarte o exponerte. Deja que te sorprenda. Ábrete al mundo. Saca a pasear tu Niño Interior y disfruta de esta Gran Casa en la que vives, de sus rincones, de sus gentes… Habla cada día con una persona desconocida, haz cada semana una actividad que no hayas hecho nunca, viaja cada año a un lugar donde no hayas estado jamás… Disfruta de la aventura de vivir.

10. CONFÍA EN TI. Confía en ti. La intuición es tu verdadera voz. Aquella que no ha sido manipulada por el inconsciente, por patrones psicofamiliares o del entorno. Realmente sabes lo que debes hacer en cada momento. Únicamente debes dar protagonismo a esa vocecilla de tu interior. Es la voz de tu alma, de tu identidad. La voz de tu corazón. Ante cualquier situación, duda, propuesta o decisión tómate un momento y mira en tu corazón. Observa cómo vibra. Lo que no resuene en él, quizá no sea lo más adecuado para ti en ese momento.