Videos

Meditación para la Paz y Unidad

Tras los desgraciados atentados terroristas en Barcelona, me pidieron colaborar en un pequeño encuentro por la Paz. La presente meditación fue canalizada para aquella ocasión, con la consigna por parte de los Maestros de divulgarla a fin de que, libremente, pueda ser utilizada por todos aquellos que quieran reunirse para llevar a cabo una acción de Luz sobre un territorio en conflicto, en guerra, que haya sufrido desastres naturales, que esté bajo el yugo de la injusticia política, que esté siendo devastado… etc.

Únicamente se debe tener en cuenta que debe realizarse en grupo. Un grupo que trabajará en círculo y, en el caso de ser un grupo excesivamente grande, en diferentes círculos concéntricos.

Tal y como se me encomendó, aquí os la dejo a vuestra disposición. Grabada en mi canal de YouTube y el texto de la misma.

MEDITACIÓN DE PAZ Y UNIDAD

Canalizada por Gabriel Padilla, para su libre uso, el 21 de agosto de 2017

PRIMERA PARTE: Preparación

  1. Nos relajamos. Liberamos cualquier tensión que pudiéramos tener.
  2. Elevamos nuestra petición a los Maestros, Guías, Ángeles y Arcángeles que nos acompañan que sellen la sala donde vamos a llevar a cabo el presente trabajo, con fuertes muros de Luz que nos protejan de cualquier interacción energética que pudiera producirse.
  3. Así mismo, pedimos que limpien la sala de cualquier energía densa, mal calificada u oscura.
  4. Elevamos nuestra petición a los Maestros, Guías, Ángeles y Arcángeles que nos acompañan par que sellen y protejan nuestro canal de Luz, y lo mantengan a salvo de cualquier interferencia no deseada.

SEGUNDA PARTE: El corazón Ascendido

  1. Pedimos que un rayo de pura Luz ascienda desde el mismo centro de la Tierra hasta nuestro cuerpo físico.
  2. Permitimos que entre en nuestro cuerpo físico  a través del canal central y ascienda hasta nuestro chacra corona.
  3. Anclaremos la conexión de esta corriente energética de Tierra en nuestro chacra corona realizando una gran respiración profunda.
  4. a continuación, pedimos que un rayo de pura Luz descienda desde el mismo centro del Universo hasta nuestro cuerpo físico.
  5. Permitimos que entre en nuestro cuerpo físico  a través del canal central y que descienda hasta nuestro chacra raíz (primer chacra).
  6. Anclaremos la conexión de esta corriente energética del Universo en nuestro chacra corona realizando una gran respiración profunda.
  7. La nueva energía que ha ido formándose en el primer chacra y la que ha ido formándose en el corona la visualizamos como dos esferas de luz que, siguiendo el canal central del cuerpo, ascienden y descienden hasta llegar al corazón, donde unificaremos ambas.
  8. La nueva unificación energética la elevaremos hasta el timo, el Corazón Ascendido permitiendo que este brille, irradie y vibre en todo su esplendor.

TERCERA PARTE: Acción individualizada desde la multidimensionalidad.

  1. A través de nuestro canal central, nos elevamos desde el timo hacia nuestro Yo Superior, nuestro Ser de Luz, que co-habita en la multidimensionalidad.
  2. Conectamos con el corazón diamantino de nuestra esencia multidimensional de Luz, de nuestro Yo Superior.
  3. Nos permitimos reconocer la pureza de dicha energía (la energía diamantina de nuestro corazón de Luz). Y a la vez me permito reconocer la energía de todos los corazones de los hermanos que están llevando a cabo el presente trabajo.
  4. Sintiéndome en unión, desde la esencia y la conciencia de mi corazón diamantino envío/proyecto un rayo de luz sobre la zona afectada.
  5. A continuación amplío el radio de acción a la región.
  6. Después al país.
  7. Finalmente al continente.

CUARTA PARTE: Acción colectiva desde la multidimensionalidad.

  1. Formamos un círculo al rededor del Planeta, desde la multidimensionalidad.
  2. Enviamos ahora energía desde nuestros corazones a la rejilla cristal de la Tierra.
  3. Unificamos todos los corazones de todos los hermanos que estamos actuando en ese momento, terrestres o celestes que nos estén apoyando y creamos una corriente circular entre todos ellos.
  4. Desde esta corriente que permanece circulando en el grupo en todo momento,  volvemos proyectar (la imagen que me mostraban era como los radios de una rueda) ahora con mayor fuerza nueva corriente de energía sobre la rejilla terrestre.

 

Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es

 

 

 

 

Anuncios

La Gran Invocación: energía y significado

Seguramente la habrás encontrado por las redes sociales, en algún anuncio de alguna revista especializada. Tal ve la hayas conocido en algún curso o por que se te ofreció en formato de calendario….

La Gran Invocación es una oración aconfesional, aparentemente anónima, destinada a ser utilizada y divulgada para beneficio de todos los Hombres de Buena Voluntad. Pero ¿sabías que esta oración fue transmitida por el maestro Tibetano Dhjwal Khul a través de Alice Bailey? ¿Qué su texto promueve las energías de las Festivales Espirituales?

Descubre todo esto y mucho más a cerca de este importante texto en el presente video. Espero que lo disfrutes.

 

Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es

 

Las “otras causas espirituales” de la enfermedad

Hemos avanzado mucho desde que superamos la visión mecanicista que, aún hoy día, sigue prevaleciendo en el tratamiento de la salud y el bienestar. No voy a extenderme sobre el tema que ya traté en otro post de hace algunos meses atrás [ver]. Lo que aquí me interesa destacar, son las dos grandes líneas conceptuales desde las que entendemos hoy día la enfermedad (y por enfermedad me referiré siempre a la dolencia, el padecimiento, el trastorno físico o psicológico, emocional…). Por un lado, la concepción holística donde la enfermedad no es más que la exteriorización de un conflicto interno (mental, emocional o sistémico) no resuelto, que podría resumirse en la conocida frase “el cuerpo muestra lo que la mente calla”. Desde el “libro azul” de Louise L. Hay, el famoso Sana tu cuerpo, pasando por el conocido La enfermedad como camino de Thorwald Dethlefse y Dahlken Rudiger hasta los actuales trabajo en decofidicación, biodecodificación, nueva medicina germánica… etc, etc… la concepción es la misma.

Por otro lado, la línea de la concepción espiritual desde la que se entiende que la carencia de salud y bienestar parte de un conflicto entre el Alma y el cuerpo, entre nuestra identidad de luz y su imposibilidad de manifestarse en nuestra identidad terrena. Así lo dice Alice Bailey en su La curación esotérica: “Toda enfermedad (y esto es algo conocido) es producida por la falta de armonía o desarmonía entre el aspecto de forma y la vida. Aquello que une la forma y la vida, o más bien, el resultado de esta unión, denominada Alma, el Yo en lo que respecta a la humanidad, y el principio integrador, en lo que concierne a los reinos subhumanos. Las enfermedades aparecen donde no hay alineamiento entre estos diversos factores, el alma y la forma, la vida y su expresión (…).” O el mismo dr. Bach, buen conocedor de la obra de Bailey, para quien la enfermedad es “(…) el medio adoptado por nuestras propias Almas para señalarnos nuestras faltas; para evitar que cometamos más errores; para encauzarnos de vuelta al sendero de la Verdad y la Luz del que nunca deberíamos habernos apartado. Sea cual fuere el error que cometamos, reaccionará contra nosotros mismos, causándonos infelicidad, malestares o padecimientos, de acuerdo con su naturaleza. Su objetivo es enseñarnos los efectos de los pensamientos y acciones equivocadas”.

Sin embargo, y es en lo que quiero centrarme con el presente artículo, hay ocasiones en las que la enfermedad, el padecimiento, la carencia de salud o de bienestar no obedece a ninguna de estas concepciones. Hay ocasiones en las que justamente la enfermedad está en “perfecta armonía con el Alma”, como veremos. En otras, parte de una causa primera que origina, como consecuencia, dicha desarmonía. Partiendo de mi propia experiencia como sanador espiritual, completemos pues el cuadro de posibilidades para abarcar un panorama harto más completo del que contemplamos habitualmente.

LA HERENCIA: Este primer punto es quizá el más conocido y últimamente trabajado, que no respondería pero que incluyo, por no corresponder con los conceptos mencionados. Por ser una causa primera que se vincula a la persona simplemente por ser y estar, y que puede llegar a ser un gran factor determinante. Por un lado tendríamos la transmisión genética, que nos dispondría o transmitiría directamente alguna merma de salud. Pero por otro, tendríamos todos aquellos aprendizajes, filias y fobias pertenecientes al sistema al que se pertenece y que integramos de 0 a 8 años como forma de caminar por el mundo: coger los cubiertos, ceder el asiento a personas mayores, atarnos los zapatos, cómo saludar educadamente… junto a no hablar con extraños, no acercarse a quienes visten de una manera o pertenecen a un país o una etnia, que a ciertas horas no se va por la calle o que el dinero no da la felicidad…. También de vidas o factores vitales de miembros antiguos del clan que se superponen o se proyectan sobre la nuestra: los suicidios, abusos en las mujeres… O de vivencias que ha tenido nuestra madre mientras nos gestaba.

EL AMBIENTE: O entorno. Podemos en este caso ir de lo macro a lo micro, y en muchas ocasiones podría cruzarse también con los puntos anteriores.

47365_enfermedades_mundial

Cada país, cada lugar tiene unos condicionantes específicos que van a favorecer la aparición de unas dolencias u otras. El exceso de suicidios en el norte de Europa frente a los países mediterráneos, por la falta de sol. La carencia de síntomas en la etapa de menopausia de las mujeres mayas, frente a los sofocos ligeros de las mujeres japonesas o a los sofocos extremos que manifiestan las mujeres en Grecia.

            A nivel más local, sabemos de cómo nos afectan las energías telúricas. Y de lo que provoca estar en una casa construida sobre una corriente de agua, por ejemplo. No digamos sobre un antiguo cementerio. O con campos electromagnéticos alrededor de la misma.

EL KARMA: La sagrada Ley de Causa y Efecto también tiene cabida en nuestro ámbito. El karma que: 1) se libera; 2) activa o surge en un momento dado de nuestra vida y que no tiene por qué estar gestado en la actual. Puede provenir de reencarnaciones anteriores. En el primer caso nos parece obvio que la activación se dé para resolver (equilibrar) acciones que debieran haberse hecho de otra manera para evitar el efecto que causaron. ¿Pero en el segundo caso? ¿Por qué se pueden activar “kármicamente” situaciones de otras vidas? Por dos factores. Por paralelismos: ahora estamos haciendo lo mismo que en cierto momento, en cierta época, y aquello que nos afectó vuelve a producirse. Algún ejemplo: en otra vida fuimos comerciantes dedicamos a hacer negocios de forma poco clara. Ahora, en nuestro departamento comercial todo son pegas o falsas acusaciones. El segundo factor, sería por un voto (el conocido voto kármico) que hicimos en su momento con tanta determinación que hoy día sigue vigente: de pobreza, obediencia, vasallaje, castidad… En ambos casos, vemos, se trata de energías que siguen vigentes en el continuum temporal activadas en cuanto la situación repite sus condicionantes (pura ley de atracción).

LA MISIÓN DE VIDA: Hay misiones de vida que son muy complejas. De las más, quizá, las que se vehiculan a través de la enfermedad. No cabe generalizar, una vez más, pero sí tener en cuenta que hay enfermedades que más allá de la disposición genética, o de cualquiera de los factores de los que aquí tratamos en realidad forman parte o, directamente, son el pilar de la misión de vida de una persona. El tema es complejo. Especialmente desde nuestro punto de vista terreno (mental/emocional). Nos resulta inalcanzable tan siquiera imaginar qué tipos de aprendizajes se pueden llevar a cabo desde el limitado marco de muchas enfermedades. En estos casos, más que nunca, es el propio Alma el único que lo sabe; al fin de cuentas es quien aceptó esta propuesta evolutiva. Lo que sí sabemos es que en estos procesos, la dirección de muchas de estas misiones no apuntan únicamente a quien la lleva a cabo, sino que focaliza su acción en las personas que lo circundan. A veces incluso en mayor medida que en el propio protagonista, que ha aceptado asumir un papel ocasional que depare un aprendizaje profundo en el entorno.

CANAL ROTO: Este sería el primero de los casos en los que la enfermedad no se corresponde ni con aprendizajes, ni proviene de la trayectoria vital, transgeneracional o kármica de la persona, y , sin lugar a dudas, es la que literalmente mantiene sin remisión la obstrucción entre el Yo Terreno y el Yo Superior. Se produce en el mismo momento de la concepción o durante el proceso. A partir de la diferencia vibracional entre la multidimensionalidad y el plano terreno el canal, la conexión que vincula al Yo de Luz (Yo Superior) con el futuro feto desde el cual encarnará, se rompe dando lugar a la pérdida del futuro bebé, o se “quiebra”, dando lugar a un décimo chacra activo o descontrolado que se traduce en esquizofrenias o bipolaridades, por ejemplo. [Véase el post “Anatomía del canal de luz”]

INFLUENCIAS / AGENTES EXTERNOS: Afortunadamente se da en el menor de los casos. Pero algunas dolencias o enfermedades, padeceres surgen a raíz de acciones externas dirigidas hacia nosotros. Hablamos de manipulaciones energéticas creadas para afectarnos, enganches energéticos, parásitos energéticos, bajos astrales, larvas etéricas, oscuridad, implantes extraterrestres…etc.

Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es

 

2017. Año violeta. Año de Acuario

         Puede resultar facilón decir que este 2017 es un año fundamental, trascendental dentro del proceso de progresión evolutiva que estamos llevando a cabo. En realidad qué año no lo es. ¿Qué peldaño no es fundamental para una escalera? Sin embargo este ya inaugurado 2017, después del pasado 2012 es quizá el que merezca más estos adjetivos o esta especial atención, como a continuación veremos. Pero para ello, hemos de contextualizar.

            Venimos de un largo camino; quién lo duda. Un camino cada vez más marcado y acotado, a medida que las energías Acuario van logrando consolidar huecos. O mejor dicho, un camino cada vez más marcado y acotado precisamente para que las energías Acuario vayan consolidando su puesto. Porque, tal y como expongo en la introducción de mi libro La Llamada del Guerrero (2012-2020) venimos de una Era anterior donde no se pudieron hacer los “deberes”. [A quien le interese algo más de detalle que visite la página del libro en Amazon. Allí podrás leer el prólogo donde me explayo con más detalle al respecto]. De una armónica presencia / convivencia en los reinos de la naturaleza, de la comprensión del hábitat, de la llegada preparatoria de los grandes mensajes “religiosos”… etc que debían ser la previa a la llegada del actual Acuario, resultó un empoderamiento del ego (es lo que ocurre cuando confunde responsabilidad con poder, y sin un atisbo de conciencia) cuyo resultado ha sido el dominio, el arrinconamiento, la destrucción de los reinos, la conquista del entorno, el ensalzamiento de la materia como expresión de poder o la tergiversación de los mensajes espirituales en pro de intereses partidistas. Repito: no me extiendo al respecto. Remito al lector al prólogo de la obra.

La cuestión es que entre semejante panorama la llegada de la Nueva Era (aumento de la conciencia, de la identidad transpersonal, hermanamiento, protagonismo de las partes en la forma de un Todo, alcance de la automaestría, elevación vibracional… etc, etc.) se dio de bruces. Aunque únicamente en sus primeros años. No se tardó en focalizar todos los recursos por reconducir la situación. Y después de los primeros índigo, llegaron los cristal y posteriormente otros tantos (“niños de las estrellas”, “niños de ángel”… aquí no hay una nomenclatura popularizada, tal vez porque, al fin, en realidad poco importa la etiqueta) con capacidades más despiertas y, sobretodo, las lecciones mejor aprendidas, especialmente a partir de los 90.

Sin embargo es desde de la definitiva consolidación de la nueva energía (de la nueva dinámica evolutiva, que al cabo es de lo que estamos hablando), que es necesario realizar un llamado. Una llamada general.

Tras el famoso, y parece que ya olvidado, 2012 donde entre en el período comprendido entre las sincronicidades del 12-12-12 y el 21-12-12 se lleva a cabo el asentamiento definitivo. Un asentamiento que se conjuga con un aumento vibracional del planeta, fruto del trabajo evolutivo colectivo (que la anterior Era no se hubiese llevado a cabo según lo previsto en absoluto implica que no se consiguiese nada), por el cual desciende la densidad de la materia planetaria permitiéndonos permeabilizar, para resumirlo rápido, rasgos que nos son propios en nuestras identidades de cuarta y quinta dimensión con mayor facilidad.

Aprovechando todo ello, desde la Hermandad Blanca se realiza lo que se conoce como la “Llamada del Guerrero” .Se abre un período de conciencia interna por el que se insta a todos los trabajadores de Luz, a todos cuantos estamos encarnados aquí, en la Tierra, a reflexionar sobre nuestra labor, sobre nuestra misión y a ser más militantes que nunca. (El sentido del libro que se instó a divulgar es una herramienta más de la Hermandad para tal fin). Un período que en nuestro plano terrestre alcanza desde el propio año 2012 hasta el año 2020/2021 y en el que debemos trabajar por reconducir la situación.

Una llamada a nivel de Yo Superior de cuantos estamos encarnados desde la que se nos insta a asumir nuestras responsabilidades. Las responsabilidades de nuestras vidas (la primera batalla de todo Guerrero de Luz siempre es interna). Una llamada que apela al orden y la conciencia: ¿cuántas veces hemos creído estar hablando o actuando desde la Luz y en realidad se nos había colado el ego, nuestras sombras? (Te remito lector, a mi conferencia Los 10 errores de la espiritualidad, uno de los pasajes más importantes de cuantos se me dieron para el libro). Una llamada a la acción. Debemos ser militantes, activos y proactivos del Bien y para el Bien. Basta de autocomplacencia. Basta de escondernos. Basta de no saber decir “basta” frente a lo injusto, al mal y a la Oscuridad. Recuerda siempre que no estás solo. Recuerda siempre que tú eres un miembro activo de la Hermandad Blanca, trabajando aquí y ahora.

Nos encontramos sin lugar a dudas en el período de mayor vibración de la historia de la Humanidad. Y esto va a seguir in crescendo. Pero de nada servirá sin acción consciente. Siempre pensando desde la mente, a veces creemos que son las dinámicas energéticas las que cambiarán la situación. Es como creer que la fama de un buen equipo de fútbol ganará el partido, con todos los jugadores sentados en el banquillo.

Pues bien, el presente año 2017 es el año central de todo este período descrito. Un año que va a resultar mucho más que simple in pass. Es el año en el que se establece un nexo evolutivo entre la primera etapa del proceso y la etapa siguiente y final que concluirá, como dije hacia 2020/2021. La vuelta definitiva de una rueda que, antes que marcar un fin, continua girando por su propia inercia hacia un nuevo principio. Se señala en su mismo significado numerológico. Si reducimos a un solo dígito la cifra del año (2+0+1+7) obtenemos 10 que, de reducirlo (1+0) daría 1.

El año 2017 es un año de unidad y conexión. Un año en el que descubrir nuestra maestría interior entendiendo que nada ni nadie externos va a poder hacer brillar nuestra luz, salvo nosotros. Es el año donde descubrir todo nuestro potencial, toda nuestra autonomía. De recuperar todo el poder personal disperso por nuestras sombras y de reafirmar nuestro Yo. Mas un Yo que no está aislado. Un Yo que no permanece en ningún momento al margen de cuanto le rodea. Un Yo capaz de crear junto al resto. Así lo hace la unión del 1 y el cero. Es el año para entender definitivamente el protagonismo de nuestra individualidad en el Todo, así como los beneficios del Todo hacia cada uno de nuestras individualidades. “La evolución será global o no será”. ¿Os suena?

Por otro lado, el presente 2017 podemos contemplarlo como un año de concentración. En él se unifican todas las experiencias colectivas y personales trabajadas a lo largo del período que se inició en 2012. Como sabéis, cada año, en Wesack, desde la ciudad etérica de Shambala se ancla el Espíritu Ascendente que regirá el año próximo. Es la energía que marcará la labor de evolución colectiva y que reorienta y apoya también las propias misiones de vida que cada uno lleva a cabo. El espíritu Ascendente se corresponde cada año con uno de los siete Rayos Universales. La Llamada del Guerrero se inició en 2012, dentro de la dinámica del Rayo Amarillo, rayo de la Iluminación a través de la que hubo mucho despertar “repentino”, mucho hermanamiento con los Yo Superior o como mínimo una mayor conciencia de ese “algo más” existente. Le siguió la energía de Rayo Rosa a través de la cual los despertares que seguía produciéndose fueron arropados (suavizados, acompañados…) por el pulso del Amor Divino; o en vano el maestro Saint Germain se refiere a este Rayo como “Sabiduría-Amor”. A partir de aquí las vibraciones fueron en aumento, y nos encaramos hacia el Rayo Blanco: el reconocimiento de quiénes somos en realidad, de quiénes somos Hijos, de a dónde pertenecemos. El maestro Serapis Bey nos dio un toque, recordándonos que “para lo cósmico no hay tiempo”. No hay lugar para la autocomplacencia. La evolución requiere de una labor constante y real. Los velos se rasgaron para muchos. Tras el trabajo de reconocimiento de nuestra Luz, llegamos a 2015 con la vibración de Rayo Verde. Y si con el Rayo Blanco muchas historias que no tocaban ya vieron la luz para ser resueltas, de manera mucho más incipiente ocurrió con la llegada de la energía del rayo de la verdad y la sanación. Este rayo nos invitaba a trabajar sobre nuestra mente, sobre nuestros procesos tramposos que nos impiden avanzar o nos enseñan verdades distorsionadas. Este pasado año, 2016, fue el año del Rayo Rojo, la vibración de lo místico, y de la manifestación de nuestra Luz interior en la realidad exterior donde habitamos. El presente 2017 recoge toda la labor hecha (que cada uno haya llevado a cabo a lo largo de la Llamada) y entra de lleno con las vibraciones de Rayo Violeta.

Anteriormente decía que es un año de concentración. Fijaos. El espíritu ascendente coincidiendo con la vibración de la Era: violeta y violeta. Es un año que refleja el proceso que hemos llevado a cabo a lo largo de las distintas eras, con nuestra presencia terrestre, para realizar la culminación. En ambos casos, el logro de permeabilizar nuestras identidades de Luz a través de nuestras identidades terrenas. Va a ser un año más Acuario que cualquiera de los que hayamos vivido. Pero no para finalizar un proceso. Sino para continuar. Este año concentra, recoge y favorece acabar de trabajar, con mayor celeridad si cabe, cuantas coletillas hayamos dejado sueltas (no en vano es el rayo de la Transmutación), para poder dar el salto cuántico que va a suponer el venidero 2018. El maestro Saint Germain lo resume perfectamente: “el que cierra el ciclo, el punto donde todo es transformado; (…) es el Rayo a través del cual actúan las fuerzas mayores y trasmutadoras del universo; es el Rayo que provoca el cambio, el que acelera el movimiento, el que da el impulso final a esos pequeños saltos cuánticos que la materia y la sustancia dan, al pasar de un ciclo al siguiente”. Es por ello que en el presente año tendremos nada menos que dos portales. Uno de inicio, el pasado 1/1/1 donde se focalizarán las energías de concentración y transmutación, y uno final, el 10/10/10 donde se iniciará el paso evolutivo hacia el nuevo ciclo recogiendo y expandiendo el nuevo orden que hayamos podido lograr. Como siempre, de nosotros depende.

Mas esta rapidez, acelerada por la corriente de energía diamantina que entró el año pasado, tal y como os expliqué en la conferencia sobre 2016, no va a provocar cambios traumáticos. Si algo tiene de bueno la vibración violeta es que es una vibración de contundencia amorosa. Seguramente no viviremos los cambios de manera tan brusca como en otros períodos. Todo se irá colocando en su orden necesario pero desde el Amor. Sí. Va a ser un año que acogerá los cambios con cierto arropo cósmico. Fijáos que el Rayo Violeta está formado por la conjugación de las energías de Rayo Azul (el Orden Divino) y Rayo Rosa (Amor divino). De modo que focalizaos en Amor. Vuestras sombras, las que os afecten de los demás, en todas las situaciones y en todos los órdenes del día. Veréis como todo va progresando de la manera más adecuada, sólida y apacible, aunque en alguna ocasión podáis no vivirlo así en primera instancia.

Se nos avecina ya un año intenso, en el que podréis poner en orden vuestras vidas y vuestro interior si os cuadráis con las energías regentes. El único problema para este año será comprobar cómo son capaces de revolverse aquellos aún establecidos en las dinámicas oscuras aún no resueltas de la Era anterior. Pero ocupémonos de nosotros mismos. Mantengámonos vibrando siempre en el Orden del Amor: el Rayo Violeta.

Muy feliz año.

Gabriel Padilla

Puedes ver el video de este post en mi canal de YouTube

 

VIDEO-TALLER: LOS 7 ARCÁNGELES

Sin lugar a dudas, una de las corrientes energético-evolutivas más antiguas que conocemos es la de los Ángeles / Arcángeles. Desde la aparición del hombre sobre la Tierra, han sido estos los seres de Luz los destinados en primera instancia a prestarnos la ayuda que necesitásemos. Buena cuenta de ello han dado las distintas religiones, aunque al cabo lo que estas nos dejaron cayó en el retrato de seres superiores, alejados de nosotros, cuando no,  seres meramente mitológicos e inexistentes. Pero nada más lejos.

Las misiones arcangélicas constituyen  una de las más poderosas ayudas provenientes de la Hermandad Blanca para nuestra evolución y progresión vital y espiritual, y hora es ya de empezar a trabajar con ellos de manera consciente.

Aquí os dejo la conferencia on-line que di el pasado 1 de junio a través de Mindalia TV, a petición del propio canal. Una conferencia-taller donde, además de decretos y oraciones, incluyo el “Trabajo existencial con los Arcángeles”. Un potente ejercicio de conexión canalizado para esta ocasión por el que destrabar obstáculos que puedan estar impidiendo que os encontréis en el momento evolutivo que os toca por misión de vida.

Espero que os resulte de utilidad.

 

 

Publicaciones relacionadas:

¿Quiénes son los Ángeles?

El Ángel de la Guarda.

Guía breve de los 7 Arcángeles

Ayudas celestes

EL GUERRERO DE LUZ

Cuando pensamos en un Guerrero de Luz nos dejamos guiar siempre por los patrones de generalización con los que se organiza nuestro cerebro y lo primero que se nos viene a la cabeza es lo externo. En primer lugar la apariencia: armadura, espada, casco… ¿caballo, quizá? En segundo lugar (tal vez el primero o el único para muchos) la acción: la actitud belicosa, la batalla, la lucha, el enfrentamiento… el enemigo.

            Pero ni la armadura más brillante, no el yelmo más fiero o a espada más afilada hacen o definen a un Guerrero de la Luz. Desde luego tampoco la presencia de un enemigo. No es la figura de un adversario lo que da sentido a un Guerrero de la Luz. ¡Menudo poder tendría el tal adversario, si su existencia justificase la nuestra! No. Nada de eso. Un Guerrero de la Luz no se define por lo que tiene ni por lo que hace. Un guerrero de la Luz se define por lo que es: UN GUERRERO DEL CORAZÓN.

Os dejo la última conferencia con la que amplío la información que aparece en el libro a cerca de nuestro compromiso con la Luz.

Espero que os resulte de utilidad. Disfrutadla.

EN RADIO LA MARINA FM

El pasado miércoles (16-marzo -2016) estuve en el programa “Más allá de la Tierra”, de la emisora barcelonesa La Marina FM. Estuve hablando del libro y de los temas colaterales que fueron surgiendo: cuál es el momento actual, qué es un Guerrero de Luz, cuál es la misión colectiva hacia la que vamos…

Para que lo podáis disfrutar o incluso descargar, os dejo el enlace.

http://m.ivoox.com/94-programa-mas-alla-tierra-radio-audios-mp3_rf_10843470_1.html

Tras el programa, esto es lo que escribió Martín Villaverde (director del mismo) en la revista digital de la emisora:

Nueva edición, nuevo programa y por las ondas volaban mensajes de Palabras de ángel, las que en aquella mesa se compartieron.

[…]

Gabriel Padilla y su libro Metafísica angélica para la Llamada del guerrero (2012-2020)  y la potencia de su enseñanza nos hizo subir al cielo, bajar a la tierra con la energía que comunicaba su experiencia de vida, convertida ya en misión y nos dejó su sabiduría. Resalto la palabra “Integrar”… Y si quereis saber más en breve se compartirá el audio. Mientras podéis encontrarlo en Youtube y en su blog: caminantedeluz.wordpress.com.

Espero que os guste.