Metafísica

El Hombre y la Tierra

Los delfines nadan por todo el mediterráneo. Se encuentran en las costas de Barcelona o en los canales de Venecia, que además vuelven a tener peces. Pasearon ciervos en París, pavos reales por Madrid… Patos se bañan en fuentes públicas. La capa de ozono parece regenerarse. Las fotografías por satélite de la NASA confirman que la Tierra ha adquirido el verdor que lucía hace 30 años. Se vuelve a ver el cielo en muchas ciudades e incluso el Himalaya, a kilómetros, ante la falta de contaminación. En capitales como Madrid o Barcelona se registra un descenso del 70%. Los sismógrafos trabajan con una precisión nunca vista ante el descenso del ruido ambiental y de los traslados. La Naturaleza vuelve a manifestar su presencia. La que siempre tuvo. La que siempre estuvo y nosotros ignoramos. Tal vez para dejar mayor constancia de ello, como un gesto de desperezo, 15 volcanes entraron en erupción a la vez el viernes 10 de abril a la llamada del Krakatoa, el volcán más peligroso del mundo.

Cuando Lorca se enfrentó al paisaje de capitalismo y rascacielos de Nueva York tuvo claro que “un día los caballos vivirán en las tabernas / y las hormigas furiosas / atacarán los cielos amarillos (…) veremos la resurrección de las mariposas disecadas (…) Que ya las cobras silbarán por los últimos pisos, / que ya las ortigas estremecerán patios y terrazas, / que ya la Bolsa será una pirámide de musgo, / que ya vendrán lianas después de los fusiles” (“Ciudad sin sueño”). Su corazón sabía que por más que la mano del hombre intentase imponerse: “Aquí solo existe la Tierra. / La tierra con sus puertas de siempre / que llevan al rumor de los frutos” (“Panorama ciego de Nueva York”). Porque “yo que vengo del campo, sé que el hombre no es lo más importante” (conferencia).

El Hombre no es un ser que corresponda a la Tierra. El Hombre es un “recipiente” evolucionado ex profeso, tal y como explico en mi libro, cuya utilidad no es otra que la de encajar las realidades de Luz (nosotros) que vienen a llevar a cabo un proceso evolutivo. Pero entendamos este hecho en su justa medida. La Tierra es un escenario más de los millones y millones de escenarios, físicos o interdimensionales a los que podemos ir a realizar el proceso evolutivo que necesitamos. Sabemos que no estamos ligados al planeta de alguna forma especial, como afirman algunas creencias, sino que únicamente encarnamos en humano-animal-tercerdimensional cuando esta existencia nos aporta el mejor escenario para el aprendizaje que precisa nuestro Ser. En este sentido, en función del mismo, escogemos el nódulo más adecuado, dentro de la tupida red existente de misiones de vida, que resulte más adecuado para la finalidad que he venido a trabajar. Se escoge familia, situación social, económica, lugar… Todo esto lo sabemos. También sabemos que al llegar al planeta olvidamos nuestro cometido, dado que el cerebro no tiene registrado a nivel sináptico dicha información, que pertenece y permanece en el Alma. Y que, he expuesto en diferentes ocasiones y medios, nuestra labor cumple un triple cometido: para nuestra evolución personal, la evolución planetaria, y la evolución cósmica. Pero, puestas sobre la mesa todas las cartas, salgamos ahora de ese ombligo propio desde el que entendemos siempre a nuestra medida el mundo que nos rodea, también el Universo, para ajustarlo a la realidad.

Nosotros vinimos a elevar la frecuencia del planeta Tierra. La Tierra es un portal de frecuencia que necesitaba ser despertado en su magnitud para, desde él, llevar a cabo la ascensión del espacio sistémico que ocupa. Era el planeta más denso de todo el sistema solar. Y fue necesario venir a trabajar en él para elevarlo al rango que corresponde. Por eso vinimos aquí. Que además la evolución de la especie humano/animal a través de la cual nos encarnamos en conexión con el entorno nos proporcionó escenarios y oportunidades, por sus particulares características, que nos ayudaron/ayudan en nuestros procesos individuales, por supuesto. También que la vida generada, las estructuras propias creadas por el hombre en su hábitat nos siguen proporcionando nuevas posibilidades resulta más que evidente. Pero nunca ha sido este el propósito original. Vinimos a acompañar a Gaia en su despertar. Eso sí, mucho después de que ya se hubiesen instalado los sus verdaderos sostenedores: los seres elementales y debas. Ellos vinieron en primera instancia para formar parte del sostenimiento material. Trabajando por y para Gaia. Siendo sus manos. Después aparecimos nosotros con la misión de elevar la frecuencia de portal que supone el planeta. El problema es que nos acabamos perdiendo.

Debas y elementales bien nos lo recriminan. Hemos acabado por maltratar, aniquilar, arrinconar… los reinos naturales a los que veníamos a integrarnos. Hemos impuesto (creído que podíamos imponer) un mundo nuevo, de reglas humanas, artificiales formado por egrégores mentales de dominio, miedo, poder… Un Sistema propio y autónomo que solo tiene en cuenta a aquello que forme parte del propio Sistema. Un Sistema que alcanza a todas las abstractas órdenes humanas (sociales, políticas, económicas, culturales…) cuyo único interés por lo natural, sea la propia Tierra, sea el propio Hombre, es que resulte de utilidad como leña de su caldera.

Balances, producción y números que destroza el pulmón del mundo para plantar soja, que ha aniquilado el 60% de la flora y la fauna en 50 años, que ignora el efecto invernadero, calentamiento del planeta, la desaparición de los polos… que ignora al Hombre si no tiene unas manos que le resulten de utilidad para explotar o una tarjeta de crédito con la que consumir felicidad.

Una abstracción cada vez más psicópata que se inició llevándonos por el camino de la desigualdad, el sometimiento… y que nos va a cercando cada vez más hacia un camino de autoextinción frente al cual solo hay una salida: el regreso al estado natural. A la convivencia armónica con el entorno en el que vivimos, que es el entorno que nos da la vida.

Hagamos lo que hagamos, la Tierra y sus Guardianes siempre podrán esperar. Nosotros no.

Gabriel Padilla

2020. Hacia el Hombre de Acuario

  Llegamos al 2020. Sin duda uno de los años más vibrantes de cuantos hemos vivido hasta la fecha, junto con el ya casi olvidado 2012. Porque por un lado supone el colofón del proceso evolutivo que se abriera en aquél. Por otro, porque ya es la antesala del nuevo horizonte que habrá de ser el norte y guía de nuestra labor de Luz, aquí en la Tierra, en los años venideros.

  Vayamos por pasos.

  El presente 2020 cierra el ciclo de cuanto ha supuesto la andadura por este primer escalón de Acuario.

  Desde que entráramos en la Era, allá por los años 60, no es hasta 2012, como sabemos, que las energías Acuario se asientan definitivamente en la Tierra, apoyadas especialmente por la conjunción del portal 12/12/12 – 21/12/12 gracias al cual nuestra realidad 3D asumió rasgos propios de cuarta y quinta dimensión. A partir de este, no solo se anclan las nuevas directrices acuarianas sino que estas se ven facilitadas por un escenario existencial más ligero, menos denso, que permite permeabilizar como nunca antes había ocurrido las capacidades de Luz. Es el primer paso definitivo hacia el futuro hombre de Acuario. El hommo celestis. El hombre que coexiste en perfecta comunión (y conciencia) con su realidad de Luz.  Y a partir de ahí se abrió el proceso que iniciaría la andadura hacia él. Un proceso que tendría lugar entre el mismo 2012 y el presente 2020, aunque alcanzando también el futuro 2021, como puente hacia el siguiente nivel.

  Quienes me seguís a través del presente blog (pido disculpas por la falta de atención que he tenido a lo largo del presente año), o de youtube, o quienes habéis leído mi libro sabéis que este período se denominó la Llamada del Guerrero

  Han sido siete años dedicados al trabajo interno. Siete años en los que las dinámicas anuales colectivas se constituían en apoyo para dicha labor. Siete años en los que se nos ha instado y ayudado a ver todo cuanto malmetía en nuestro interior, todo cuanto comprometía la conexión con nuestra esencia, todo cuanto desviaba la manifestación de nuestro Ser. Esa es la verdadera y única batalla de todo Guerrero de Luz. Se nos instaba a pulir nuestro interior. A tomar conciencia y ser resolutivos al respecto. Fuimos llamados a recorrer las tres fases del Camino del Guerrero de Luz (vid. video.). A ser libres, el primer paso. De limitaciones, malos aprendizajes, patrones, inferencias externas, dinámicas internas… A ser conscientes, el segundo. Solo cuando hemos apartado los velos que oscurecían nuestra visión del mundo podemos se puede tomar conciencia de cuál es la realidad real en la que habito. Y ahora, finalmente, tercer paso, a ser activos. Es la clave del presente 2020. El Guerrero de Luz (transformación del interior) debe pasar a obrar como Trabajador de Luz (transformación del exterior). La Luz interior alcanzada debe manifestarse externamente en actos, pasos y palabras.

  La propia numerología resulta muy reveladora, respecto de la dinámica del año actual.

  El dos, es el número que nos trae la idea de dualidad, de lo que hay a un lado y otro del velo. El Cielo y la Tierra. El Yo Terreno y el Yo Superior. La verdad y la Verdad. Un velo que a lo largo de estos años hemos debido trabajar para descorrerlo, para que no nos mostrase realidades parciales o distorsionadas. En el presente año esta labor cobra un protagonismo definitivo por integrar definitivamente las sombras, como parte de nuestro Yo y no como antagonistas de nuestro Yo. Es el año en que nuestras realidades coexistentes (Yo Superior y Yo Terreno) podrán estar más cerca que nunca, por lo que deberemos hacer caso a nuestra intuición, entendiéndola como el lenguaje de nuestra Alma, el lenguaje entre nuestras dos naturalezas. Es hora de traer nuestra realidad de Luz a la 3D, de manifestar la Unidad del Ser. Es lo que nos dicen la suma de los dos números 2. (El 4 representa la materia, la Tierra, la manifestación terrena.) Una unidad que tiene un cometido. La energía del número 0, la semilla, lo potencial, nos lo dice: todo aquello que puede llegar a ser, debe llegar a ser. Solo desde la comunión del Ser, que es la propuesta de este 2020, podremos regar y hacer germinar la raíz de toda manifestación. El número maestro 22, presente en los dígitos, así lo avala. Su presencia determina un alto nivel de vibración por el que el Espíritu pasa a la acción creadora. (Recordemos que Dios creó el Mundo a partir de 22 nombres). Lo que nos conduce, y es la antesala del próximo período evolutivo que se dará a partir de 2021, a asumir la responsabilidad de que la Criatura pase a ser Creador. De ahí la importancia que ha tenido el trabajo interno: para no crear desde las sombras.

  Porque no hay Creación sin Unidad. Pero no puede haber Unidad sin conexión a la Fuente. Y no hay conexión a la Fuente sin Amor. El Amor, el Sumo Amor es la característica esencial de la Fuente. Mas también la propia materia de toda existencia. Todos surgimos de una extensión de Su Puro Amor. Todo surgió como una extensión de Su Puro Amor.  Es la materia que sostiene, estructura y equilibra Universo y Existencias. Luego sin Amor, no hay Creación. No hay nada. Y ese el espíritu envolvente que rige este 2020.

  Si en 2018 regía la energía del Rayo Azul, en 2019 regía la energía del Rayo Amarillo, en el presente año rige la energía del Rayo Rosa. Como ya dijimos el año pasado, la unión de los tres Rayos de la Llama Trina, los tres Rayos primigenios, sellando el proceso del Guerrero que cierra arropado con la energía del Amor Divino. La energía del Espíritu Santo, el espíritu activo de Dios. La energía de Dios-Madre, la actividad Creadora.

  Estamos ante un año puramente dinámico. Aún tratándose de la energía femenina de Dios, es una energía de Creación, de manifestación. Porque el Amor une, cohesiona, construye, equilibra, reconduce, ordena… El Amor actúa, recompone, revierte y organiza en base a la propia ley de atracción. Es un año para recoger todo lo que haya sido sembrado desde el sentir acuariano. Un año que verá florecer todo cuanto se haya hecho desde el corazón, y por corazón entiéndase “conciencia”, no emoción. Es el momento de construir. Para nosotros, pero también para la sociedad, para el colectivo. Mas no desde el quehacer individual. Las energías del 2020, como antesala de las venideras, ya nos insta a la unión y el trabajo en equipo. También a que los equipos trabajen con otros equipos. Hemos de empezar a constituir las bases de la estructuras sociales de Luz y activarlas.  Después de todo el proceso que hemos ido trabajando, la exteriorización de la Luz insta urgentemente a ser más activa que nunca y alcanzar a todos los ámbitos: sociales, económicos, políticos, medioambientales… Lo que sin duda va a suponer (nada nuevo bajo el sol) la confrontación, ahora más directa, con los obsoletos esquemas que ya resultan contrarios. Recordemos. Leamos líneas atrás: el Amor “equilibra, reconduce, ordena…” y se elevan en justicia, en el marco de este ordenamiento cósmico.

  Un año por lo tanto que se presenta intenso, vibrante y unas energías ahora ya imparables que nos llevan a todos a la acción y el compromiso, que nos sacan al ruedo de esta realidad a veces tan alejada de lo que debiera ser. El Bien debe pasar a ser un valor activo. Queridos Trabajadores, toca alzar la voz.

“Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.”

Gabriel Padilla

El servicio

“La era pisceana preparó lenta, muy lentamente, el camino para la divina expresión del servicio, que será la gloria de los siglos venideros. Hoy el mundo está llegando firmemente a comprender que “ningún hombre vive para sí mismo” y que sólo cuando el amor, sobre el cual se ha escrito y hablado tanto, se exterioriza como servicio, el hombre puede estar a la altura de su capacidad innata.

No es fácil servir. Recientemente el hombre comienza a aprender a servir.

El servicio generalmente se interpreta como algo muy deseable, pero raras veces se comprende cuán difícil es servir. Implica sacrificar tiempo, todo aquello que nos interesa y las propias ideas; requiere un trabajo excesivamente arduo, porque necesita un esfuerzo deliberado, sabiduría consciente y habilidad para trabajar sin apego. Estas cualidades no las logra fácilmente el aspirante común; sin embargo, la tendencia a servir es una actitud que posee hoy una vasta mayoría de personas en el mundo. Tal el éxito obtenido por el proceso evolutivo.

A menudo se considera que servir consiste en lograr que las personas adopten el punto de vista de aquel que sirve, porque para el seudo servidor es bueno, verdadero y útil y, lógicamente, creerá que será bueno, verdadero y útil para todos. Muchos creen que servir es darle algo al pobre, al afligido, al enfermo y al desgraciado, porque consideran que deben ayudarlos, sin comprender que esta ayuda se ofrece primordialmente porque se sienten incómodos ante las condiciones afligentes y, por lo tanto, deben esforzarse por mejorar tales condiciones a fin de sentirse nuevamente cómodos. Esta forma de prestar ayuda, alivia el propio malestar, aunque no logre liberar ni aliviar a los que sufren.

El servicio demuestra con frecuencia un temperamento preocupado o superactivo, o bien una disposición de autosatisfacción que lleva a su poseedor a realizar ingentes esfuerzos para cambiar las condiciones y convertirlas en lo que él cree que debe ser, obligando así a las personas a estar de acuerdo con lo que el servidor cree que debe hacerse.

También el servicio puede surgir del deseo fanático de seguir los pasos del Cristo, el gran Hijo de Dios que “hizo el bien” y dio el ejemplo para que siguiéramos Sus pasos. Por lo tanto estas personas sirven por el sentido de obediencia y no por el sentimiento espontáneo de exteriorizarse hacia el necesitado. Allí no existe esa cualidad esencial de prestar servicio, y todo se reduce a tentativas. El servicio puede similarmente efectuarse por un profundo y arraigado deseo de alcanzar la perfección espiritual, considerada una de las facultades necesarias para el discipulado, y el que quiere llegar a ser un discípulo debe servir. Esta teoría es correcta, pero carece de la sustancia viviente del servicio. El ideal es correcto, verdadero y meritorio, pero el móvil que subyace en él es completamente erróneo.

El servicio puede ser prestado porque está de moda y se ha convertido en una costumbre el estar ocupado haciéndolo de algún modo. La marea sube. Todo el mundo sirve activamente en sociedades de beneficencia, en empresas filantrópicas, en la Cruz Roja, en instituciones de elevación cultural y en la tarea de aliviar las malas condiciones del mundo. Servir está en boga. Servir da la sensación de poder, conquista amigos y es una forma de actividad grupal y, con frecuencia, beneficia mucho más al servidor (en el sentido mundano) que al servido. Sin embargo, a pesar de los móviles erróneos y las falsas aspiraciones, se presta un constante y espontáneo servicio. La humanidad va hacia una correcta comprensión de lo que significa servir.

Cuando el yo personal inferior se subordina a los ritmos superiores y obedece a la nueva Ley del Servicio, entonces la vida del alma comienza a fluir a través del hombre y llega a los demás: el efecto que produce en su familia y en su grupo inmediato se demuestra en real comprensión y en prestar verdadera ayuda. A medida que se aplique esa corriente de vida afluirá con más fuerza y se extenderá desde el pequeño grupo familiar circundante hasta quienes se hallan en las inmediaciones. Entonces se hace posible una amplia serie de contactos hasta que, oportunamente (si han vivido varias vidas influidos por la Ley del Servicio), el efecto de la vida afluyente puede llegar a ser nacional y mundial. Pero esto no debe ser planeado y tampoco se luchará para imponerlo como un fin en sí mismo. Será una expresión natural de la, vida del alma, adquiriendo forma y orientación de acuerdo al rayo a que pertenece el hombre y a la expresión de su vida pasada, y estará coloreada y ordenada por las condiciones ambientales – de tiempo, período, raza, edad. Será una corriente viviente y una acción espontánea, y la vida, el poder y el amor demostrados, provenientes de los niveles del alma, tendrán una fuerza poderosa y atractiva sobre las unidades del grupo con las cuales el discípulo puede entrar en contacto en los tres mundos de expresión del alma”.

Dwjal Khul (maestro Tibetano), a través de Alice Baily

El discipulado en la Nueva Era, Vol. II

¡Urgente! Polaridad femenina.

Quisiera hacer una lectura diferente, en un día como hoy.

La mujer cobra un 20% menos que un hombre como profesional, en los sitios donde puede ejercer como tal. No puede acceder a los mismos puestos que un hombre, en otros ni siquiera puede trabajar, como tampoco puede ir en coche o bicicleta. La mujer es sometida, agredida, obligada a ocultarse por ropajes o celosías, encerrada, tratada como mercancía, objeto sexual, mutilada… Su nacimiento puede suponer incluso una desgracia familiar, resuelta con el abandono o el asesinato. En el mejor de los casos, se le da un puesto de segunda fila. En el peor, se la relega a la última bancada del fondo.

Sin embargo, como decía, en el día de hoy me viene a la cabeza una lectura diferente. Tal vez no de respuestas sino de preguntas, que trascienden los conceptos de mentalidad, cultura, de hombre y de mujer.

Tomando el mayor distanciamiento, y recalando meramente en las esencias de la energía, tal y como se vio desde los conocimientos ancestrales, todo cuanto existe justamente existe gracias a un conjunto equilibrado y dinamizado de energía polarizada. (Y resalto lo de “polarizada”, que no “contraria”). Las religiones o creencias que ahora damos en llamar paganas tenían clara la existencia del Dios y la Diosa. El taoísmo nos habla del ying y el yang. Desde la metafísica sabemos que existe una única energía en el Universo y que esta se manifiesta en infinitas miríadas de posibilidades según el nivel de conciencia y cometido que deba tener dicha manifestación. Una única energía que proviene, surge de (que en realidad es) la Fuente. Pero incluso la inabarcable naturaleza de la Fuente se manifiesta bajo este principio de polaridad equilibrada y dinamizada /dinamizadora. Así es como junto a la esencia de Dios-Padre se manifiesta la esencia del Espíritu Santo, el Amor activo de Dios, que da lugar, como extensión de Sí mismo, de la propia dinámica de Su Propio Amor: la Creación. Nosotros. El Hijo (los Hijos). La Tercera Persona del Verbo que dice el catolicismo. El resto, el Multiverso que habitamos, vino por añadidura en aras del Amor-Libertad. Como el “espacio propio” donde poder co-exisitir.

Las fuerzas generadoras, activas, masculinas en equilibrio natural con las fuerzas generativas, pasivas, femeninas constituyen unas de las claves de la estructuración cohesionada del Multiverso. Ley de polaridad. El Kybalión. ¿Lo recuerdas? Eso por un lado. Por otro son la base interna de toda la actividad co-creadora a través de la cual progresa la evolución global (ley de generación, ley del ritmo). La nuestra y, por extensión (ley de vibración), la del Universo.

Desde hace ya demasiado, la energía masculina se ha alzado con el protagonismo en nuestro devenir terreno y lo femenino se domeña, aparta o elimina. Empezando por el propio Planeta, por Gaia. Calendario solar, patriarcado, acción constante… Sin la correspondiente energía femenina, la masculina únicamente es capaz de “parir” producción, nuestro actual mundo. Construcción, destrucción, dinero, compra, venta, eliminación de obstáculos… Toda nuestra maquinaria/abstracción socioeconómica es prototípica de ello. La espiritualidad, también. Dioses que castigan si no se llega al “objetivo” o si se discrepa. Incluso la felicidad. Se ha de ser feliz. Se venden mil métodos para que lo seas rápidamente y sin esfuerzo. Hasta pastillas que te ayudan a barrer lo que te haga sentir distinto.

Producir. La energía masculina no puede hacer más que producir, por definición. No generar. Por lo que es un sistema que se agota en sí mismo. Con las nuevas energías Acuario, desde 2012 especialmente, estamos asistiendo (soportando) a la podredumbre de este imperio.  

Hacer. Lograr. Tener. Acumular. Son las premisas de este falso avance, de una supuesta mejora de vida donde el significado de una “vida mejor” se mantiene enquistado en la misma rueda. Un sistema que se nos vende como de beneficiario, pero del cual somos la leña de la caldera. El sistema por el sistema. Todo un engranaje que nos aleja del contacto con la otra energía, la femenina. La energía de SER. De la conexión. La reflexión. La atención.

Resulta imperioso devolver el empoderamiento femenino al lugar que le corresponde.

Tiempo es ya de volver a instaurar el equilibrio.

Urge. No tenemos ni idea de cuánto.

Gabriel Padilla

www.gabrielpadilla.es

 

 

Los peligros de la Dualidad

Nuestra realidad terrena parece estar regida por la dualidad. Así lo contempla, desde antiguo,  el conocimiento taoísta y su no siempre bien entendido (en Occidente) concepto de Yin Yang. Bajo la imagen de la montaña, observando su ladera de luz y su contra parte sombría, esta teoría asume que nuestra realidad se basa en pares de contrarios: sombra-luz, femenino-masculino, pasivo-activo, contracción-expansión, arriba-abajo, energía-materia, generación-crecimiento, pesado-ligero, sol-luna, vacío-plenitud… Y si bien miramos, así parece que es. Mar-montaña. Campo-ciudad. Tierra-Cielo…

El Hombre no se escapa de ello. Tradicionalmente hemos venido asumiendo esta característica dual. Los diálogos medievales entre el corazón y la cabeza. La eterna batalla entre razón y emoción. El supuesto antagonismo entre cuerpo y espíritu. La problemática relación, esta ya más actual, entre la identidad de Luz y la identidad terrena…

Hemos culpado al cuerpo. Lo hemos visto como a un antagonista, lastre de nuestro espíritu, cuya imperfección y vicios impiden alcanzar a vivir en la gloria del espíritu, en la virtud de la Luz, en el placentero calor del amor de Dios… Hemos culpado a la emoción, a los sentimientos en pro de lo tangible, comprobable, mesurable, de la fórmula, de la lógica, de un raciocinio estructurador, predecible, normativo, directivo y etiquetador. Actualmente, al contrario, señalamos a la mente, que distorsiona la realidad, o la aprehende en función de su estructura neuronal, limitada, dado que únicamente puede aprender en base a la percepción de los cinco sentidos y en ningún caso es capaz de alcanzar la realidad no visible, inmaterial, etérica que sí alcanza a comprender y conectar el corazón, la intuición… bajo la que queremos vivir.

La filosofía taoísta lo tiene muy claro. Lo Yin y lo Yang no refleja realidades contrarias (aunque haya utilizado el término anteriormente), sino complementarias. En segundo lugar, no refleja realidades puras: todo elemento yin contiene algo de yang, y viceversa. En tercer lugar, ambas son relativas y únicamente se definen según el contexto, la acción… (la hoja de un árbol que cae es yin, pero cuando brota en primavera es yang; el agua helada es yin, pero el vapor de agua es yang). En cuarto lugar, ambos son partes indisolubles del Todo (Tao).

Nosotros en cambio seguimos empeñados en mantener la confrontación de partes, que en el caso del Hombre y su desarrollo y comprensión global, resulta altamente contraproducente. Entendemos o tratamos las “partes” como opciones excluyentes; ensalzando a una como la deseable, a veces por inalcanzable; señalando como culpable a la considerada contraria. Y la problemática no está en la naturaleza de estas “opciones”, que vemos como antitéticas. Ni siquiera en la existencia de dichas “opciones”, que hemos dado a entender como un camino de elecciones buenas/malas. La problemática se genera en cuanto las hemos considerado opciones y no partes del mismo todo.

No existe separación alguna entre nuestro Yo celeste y el yo terreno. El segundo es una manifestación del primero, anclada en un “recipiente” animal, mortal, tercerdimensional. Pero sigue siendo el mismo Yo, que coexiste en una realidad terrena, con la finalidad de llevar a cabo un aprendizaje que esta, con sus especiales características, le proporciona y que él necesita.

Tenemos tendencia a negar la vida terrena. A culpabilizar al cuerpo, a la carne, al entorno, al dinero, a la familia, a la vida laboral, a nuestro tipo de vida, a la sociedad… de no poder Ser, en mayúsculas. A pesar de que las energías son cada vez menos densas, y que nuestras identidades de Luz pueden permeabilizarse más y mejor en nosotros, seguimos estando en el mismo punto. Manteniendo la visión de la dualidad. Arriba y abajo. Nosotros y Ellos. Como si nuestras identidades de Luz, al cabo, fuesen un Ser meramente relacionado con nosotros.

La actual merma de densidad terráquea ha favorecido muchísimo el hecho de que nuestros Yoes de Luz puedan vehicularse más fácilmente en nosotros. Pero somos nosotros quienes hemos de hacer cuanto podamos por no trabar esa conexión o solventar los impedimentos que provocan ese distanciamiento. El precio de vivir en la dualidad, alejados u obviando a nuestro Yo de Luz es demasiado alto. Estas son las principales consecuencias:

  1. No nos llega la “voz del alma”. Es a través de la realidad multimensional que se vehiculan los “mensajes del alma”. La voz de nuestro Yo Superior (nosotros, en el plano etérico), pero también de nuestros guías, Maestros… No podemos recibir de manera adecuada la ayuda de los Hermanos celestes. No hay intuición, corazonadas… o estas son erróneas, meros “juegos mentales”. No surgen las “causalidades”.
  2. Al no recibir la voz interna, o no recibirla con claridad, tampoco sabemos cuáles son los pasos que en ese momento de nuestra vida debemos dar. Nosotros desconocemos cuál es el proceso evolutivo que estamos siguiendo. Nuestro Yo Superior sí lo conoce. Pero no nos llega su orientación.
  3. Se impide el aprendizaje del alma. No entendemos aquello que nos sucede, o porqué sucede de esa manera. Nos da la sensación de que el mundo pasa por nuestro lado o que las circunstancias son las que dirigen el día a día.
  4. Por otro lado, nos disponemos de las herramientas de Luz o recursos que pertenecen a nuestra realidad Superior.
  5. Predominan nuestras partes de sombra. La parte mental y emocional empiezan a cobrar un protagonismo no deseado, en esa falta de comprensión de la realidad. Aparecen sensaciones de soledad, de apatía, de falta de control… Nos sentimos desconectados de nuestro poder personal.
  6. Baja, por lo anterior, nuestra vibración. Se debilita el campo áurico y emitimos una vibración distorsionada que atrae otras vibraciones (personas, situaciones…) que no nos benefician.
  7. Tenemos la sensación de que la vida no fluye y de que hemos perdido (o no encontramos) nuestro sitio.
  8. Es una de las causas de la aparición de dolencias y enfermedades: “Toda enfermedad es desarmonía en el alma. La enfermedad aparece donde no hay alineamiento entre alma y la forma, la vida y su expresión” [Alice Bailey, La curación esotérica]; “La enfermedad es el resultado, en el cuerpo físico, de la resistencia de la personalidad a ser guiada por su alma” [doctor E. Bach].

Es fundamental, por ello, que no olvidemos nunca nuestro trabajo personal. Que nos conozcamos. Que aprendamos a reconocer qué actitudes, pensamientos… nos son realmente propios o forman parte de un prisma distorsionado (por la emoción, por una creencia, por influencia de otras personas, del entorno…). Es fundamental dedicarnos un tiempo diario a conectar con nuestro interior. A evaluar cómo fluyo, cómo me fluye la vida, qué está ocurriendo y lograr el entendimiento de ello. Es importantísimo no acostumbrarnos a estar mal, a la carencia, a la falta de fluidez, a los estados “vegetativos” en los que nos dejamos arrastrar por la corriente. Y si no somos capaces de llevar a cabo estos procesos de introspección no dudemos en buscar ayuda. Pero recuerda siempre esto: tú estás aquí para llevar a cabo una misión. Y esta misión: a) nadie más que tú la puede llevar a cabo; b) el beneficio de esta repercute directamente en el proceso evolutivo de otros compañeros de vida, y por consiguiente, del planeta y del Universo. Por ello TÚ ERES IMPORTANTE. TU VIDA ES IMPORTANTE. TU FELICIDAD ES IMPORTANTE. Porque EL UNIVERSO NO SERÍA LO MISMO SIN TI.

Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es

 

Irdin. Los códigos de la matriz universal

Irdin es el nombre que se le da al “lenguaje del Universo”. También se le conoce como “tercer lenguaje”, “lenguaje de los ángeles” o “el lenguaje de las estrellas”. Se dice que es el “idioma” mediante el cual nos comunicamos en la interdimensionalidad de la Creación.

Como tal, tenemos conocimiento de él y de su existencia a partir de los contactos que distintos grupos tuvieron en Los Terrones y el cerro del Uritorco, ambos en Córdoba (Argentina). Lugares donde se canalizaron unas palabras o mantras en un idioma extraño que permitían el contacto la ciudad interrena de Erks. Aunque se presume que de este idioma ya hablaban otros estudiosos y canales. En los años 70, hicieron referencias el italiano Eugenio Siracusa o el conocido Grupo Rama, dirigido por Carlos y Sixto Paz Wells. Mas ya en los 50, Marion Dorothy Martin, más conocida como Thedra, publicó un compendio a partir de su labor en los Andes. Recojo esta información de Ricardo González (Las Luces de Erks, (2012) y Talampaya. La otra historia de Erks (2013)).

Existen unos trazos, que se consideran escritura en Irdin.

Escrito en irdin.jpg

También un diccionario de palabras (lo podéis descargar fácilmente por internet), donde los expertos ven influencias de lenguas antiguas como el arameo, el quechua, el aimara o el sumerio. Y toda una recopilación de mantras

WHYTHAIKON: Invoca la energía de la determinación, persistencia, voluntad y Fé.

WHYTHAIKON WHYTHAIKON / HUAI-AI HI  THAIAHANNI / NAYIANA  WHYTHAIKON / WHYTHAIKON WHYTHAIKON.

MAYHUMA: Purificación del campo magnético, elevación de las energías.

UARAP KIKUA TUN / UARITUMI KISAIDU / SAIBIRANA TIUAK MAYHUMA / MAYHUMA MAYHUMA/ VARAITUN KISAGUA / BINURATU SIRI KIUA / IMINA SARI MANIGUA / MANAI KATUN KISAGUA / MAYHUMA SHAKTI IGUANA / MAYHUMA SHAKTI IGUANA / MAYHUMA SHAKTI IGUANA.

Sin embargo, aunque se pueda leer, hablar, cantar, ¿escribir? Irdin no es un lenguaje, un idioma o una lengua. Lo conocemos principalmente en este “formato” porque es cómo nosotros podemos alcanzar a utilizarlo. Al igual que en muchas otras ocasiones, sería la adaptación resultante del paso por nuestros filtros de comprensión humana. Pero ni es un sistema de signos pactado a través de los que establecer una comunicación, tal y como definimos nosotros el “lenguaje”, ni mucho menos la manifestación particularizada de un lenguaje por una comunidad de hablantes, según la definición que tenemos de “idioma”. En el Multiverso de la Creación tan solo existe vibración. Vibración que comunica. Vibración que surge de la proyección de la energía de una conciencia. Así es como nos reconocemos y comunicamos en la multi dimensionalidad. También como co-creamos y evolucionamos. (Ya hablaré de ello más adelante en otro post). Esa comunicación (intercomunicación) creadora, vibracional es lo que llamamos Irdin. Su expresión más cercana a las posibilidades que sostiene en la propia Creación, las podemos encontrar en otra de las formas en las que podemos utilizarlo, aquí, en el plano terreno, y que conocí gracias a la generosidad de mi buena amiga y gran canal, Mariana Aguilar: los símbolos.

Aligerados del peso de la equivalencia necesaria para su comprensión, que lastra el concepto de “idioma” o “lenguaje” es en los símbolos donde más apropiadamente nos podemos desenvolver con Irdin. La abstracción geométrica de cada uno de ellos nos enlaza con la abstracción de la energía a la que está vinculado, trascendiendo el concepto único o unívoco.

He de reconocer que aún no he dado con el origen, o cuándo o a través de quién surgieron los símbolos Irdin que hasta ahora conocíamos. Seguiré buscando. Pero he aquí algunos de los 55 que hasta ahora teníamos. Aquí tenéis algunos de ellos.

CUADRO IRDIN.jpg

Sin embargo, desde principios de 2016 estoy teniendo el privilegio de canalizar, muchos de ellos en las mismas sesiones de sanación evolutiva que realizo, nuevos símbolos. Nuevos códigos Irdin que, a medida que los he ido canalizando, han venido junto con un sistema de sanación. Aquí os dejo algunos de ellos.

CUADRO Nuevo IRDIN.jpg

 

Todos estos nuevos Irdin, como decía líneas atrás, complementan a los conocidos anteriormente y, con total seguridad, iremos recibiendo más de ellos. Pero no han llegado solos. A medida que los he ido recibiendo han venido acompañados de una dinámica propia de trabajo, de una forma distinta de sanación. De manera que, independientemente de su uso individualizado, en su conjunto, conforman un sistema extremadamente puro, avanzado, rápido y eficaz encarado a solventar -tal y como lo he recibido y se me ha dado-, las trabas que impiden la evolución de Ser, y la consecuente manifestación de su esencia, aquí, de manera que la persona tratada pueda alcanzar con mayor agilidad la conexión con su propia esencia y Maestría interna para poder llevar a cabo los procesos que su alma ha venido a trabajar, aquí, en el plano terrestre. Trabas personales, heredadas, adheridas, kármicas… Generadas de las propias experiencias, del entorno, de energías adversas, de la familia, los ancestros, de vidas pasadas o de existencias anteriores, en otros planos. Tal y como se me dijo, este sistema se ha dado en llamar Quantic Irdin y, a partir de una primera sistematización didáctica de todo el ingente cúmulo de información (también de responsabilidad por mi parte) que conlleva, apenas ahora empiezo a divulgar (este post sería la primera acción “masiva” de ello) para beneficio de todos. Comprobando así, una vez más que, si bien el “lenguaje Irdin” puede ser contemplado como un medio de intercomunicación con los otros planos, su verdadera expresión se manifiesta cuando trabajamos con él como “lenguaje de manifestación”, cuando activamos, desde nuestra Luz, la Luz del código-matriz desde la que Irdin en realidad surge. Esa es la verdadera esencia de Irdin: los códigos de Luz de la propia Matriz del Universo. No en vano se le ha llamado “tercer lenguaje”, el lenguaje de los Elohims. Y ahora, cuando la vibración y el despertar lo ha permitido, empieza a llegar a nuestro plano, para nosotros. o puedo menos que decir AN’ANASHA (en irdin, “gracias”).

Gabriel Padilla

https://www.gabrielpadilla.es/formación/quantic-irdin/

WEBGRAFÍA:

-Mantras Irdin: http://universoirdin.blogspot.com.es/p/letras-de-mantras-irdin_12.HTML

 

-Web de Ricardo González. “Irdin, la lengua cósmica”

http://www.legadocosmico.com/articulo.php?page=irdin-la-lengua-cosmica

2018. Conexión. Construcción. Despertar

Podría volver a repetir la frase con la que empecé el post de la dinámica del 2017, en este mismo. En aquel momento decía que “2017 era un año fundamental”. Pues bien. De igual manera diré, 2018 “es un año fundamental”. Aquél lo fue por representar el final de una etapa, dentro del proceso global que se iniciara en 2012, en la que desde la Hermandad y nuestras propias identidades de Luz se ha pretendido dar un toque de atención y acelerar los procesos ascensionales de cada uno, con la finalidad de reconducir hacia el sentir Acuario que tanto ha ido chocando contra las viejas estructuras, ideas y acciones que aún lastramos de los deberes no realizados en la Era anterior (tal y como he expuesto en conferencias y el prólogo del libro; por ello no me extenderé al respecto). No en vano, a esta etapa (2012-2020) se vino a denominar “la Llamada del Guerrero”.

Hasta 2017, el trabajo ha consistido, visto con perspectiva, en adquirir una toma de conciencia respecto de nuestro mundo por un lado. Por otro, en salvar cuantos obstáculos internos, especialmente mentales y emocionales, aunque no únicamente, han ido emborronando el camino que nos conduce a nuestra propia Esencia, manteniéndonos en una turbulenta dualidad en la que parecía que siempre asumían el protagonismo nuestras sombras. Desde lo que cada uno ha podido hacer, lograr, trabajar, el pasado 2017, comandado desde las energías de Rayo Violeta, suponía, como colofón final, para facilitar la conexión con nuestra propia maestría interior [ver post].

En 2018, la “Llamada del Guerrero” cobra más sentido que nunca. A partir de este año, y en los dos venideros, el final de período, la dinámica que se va a pedir es la del trabajo exterior. Que Todo ese aprendizaje que hemos llevado a cabo lo externalicemos. Que seamos más proactivos que nunca. No en vano el camino para este año viene amparado por la energía del Rayo Azul.

El Rayo Azul es el Rayo del Inicio. Se caracteriza por ser un Rayo de energía plenamente masculina, de acción que nos incitará a materializar el sentir acuariano, manifestando y poniendo en práctica cuanto hemos aprendido en estos años, en nuestro entorno. Hasta ahora hemos actuado, sí, pero centrados más en las resoluciones de las cuestiones internas hemos sido capaces de sostener situaciones que no se ajustaban a derecho. Ahora ya no podremos. La necesidad, desde el Alma, de enderezar aquello que no es de Justicia pasará por delante. Recordemos que el Rayo Azul es el Rayo del Justo Orden Divino, aquel que permite sostener el entramado de Luz-Amor de la Creación sin desvíos y no duda en confrontar todo cuanto no se ajuste a ese Derecho Consciente. Y para ello no duda en la “confrontación” o la “destrucción”.

El maestro Saint Germain en sus escritos hace mucho hincapié en ello: “al igual que el campesino hace con su terreno antes de sembrar la semilla, este Rayo remueve, destroza y prepara la tierra, para recibir la simiente de los siguientes Rayos”. Destruir para construir. De manera que la dinámica proactiva de este Rayo es la que promueve la desaparición de formas caducas, sean especies animales, vegetales o civilizaciones que han terminado su ciclo evolutivo y deben dejar paso a lo nuevo. Radiaciones solares, glaciación, colisiones estelares o revueltas, guerras incluso llevan la marca de la energía Azul. Hemos de prestar atención, por lo tanto. Ya que las energías azules dirigen a la acción, pero ¿qué pasa cuando esta acción no se lleva a cabo desde la Conciencia? Movimientos militares, libertarios, separatistas, tribunales de justicia, revueltas pueden tener un protagonismo, de una manera u otra a lo largo de este período anual aupados por esta vibración. Citando las palabras del propio maestro:

“la persona inconsciente, no preparada, el Primer Rayo la transforma en un ser violento, en un ser autocrático, en un ser decidido a cumplir su voluntad a pesar de todo y de todos, mientras que un ser entrenado, un estudiante de la luz, el Primer Rayo le conferirá el poder conocer y adentrarse en los misterios de la voluntad divina; manifestará un criterio sumamente amplio y equilibrado acerca de la justicia y del amor, como dos pilares indispensables en la vida de los seres humanos; manifestará una fuerza de voluntad a prueba de todo y su vida, muchas veces, será un ejemplo de lo que los más altos principios de justicia pueden lograr en la tierra; llegan a ser grandes líderes, porque su vida es un ejemplo difícilmente seguido por el resto de las personas”.

Es por ello, ahora más que nunca que la conciencia de Luz y Amor debe estar absolutamente presente en todos nuestros actos. Que el sentido de lo Justo se mida desde la Luz, no desde el ego. Será un año donde, como dice el evangelio de Mateo “por sus actos les conoceréis” [Mat. 7:15]. Ahora bien, tengamos presente un matiz importante: es un año (Rayo) que destruye para construir, lo cual no significa que sea un año de logros definitivos; para ello necesitaremos las energías venideras.

Mas no es esta la única dinámica de la vibración Azul. Hay otra más. Quizá la fundamental. Si hablamos de Orden, por extensión Justicia Cósmica, si hablamos de Origen, de Principio como características es porque este, el primero de loa Rayos Cósmicos, es el que mantiene mayor vinculación con la Unidad Primigenia, con la Fuente. En metafísica tradicional se dice que es la energía de Dios-Padre, de la que todo surge y hacia lo que todo regresa; alpha y omega.

La numerología de la fecha nos indica exactamente a lo que nos referimos. Estamos ante un año 11. El primero de los números maestros, cuya enseñanza es la de equilibrar cielo y tierra, realidad celeste y tercerdimensional, para hacerlo realidad en este plano. La realización del Plan Superior en el mundo terrenal. Para otros, también es el número de las revelaciones; de la revelación de Dios.

En 2017 veíamos que el logro que se facilitaba era el alcanzar la Maestría Interior. Ahora, en 2018 se nos va a facilitar más que nunca, si hemos hecho el trabajo interno, si estamos preparados, la comunión con nuestra propia Unidad.

A la par que una parte de nuestro mundo conocido (social, económico, político, personal…) pueda tambalearse, esta año recibiremos más ayuda, más orientación, más señales. Mucha gente, aún no consciente, se dará cuenta, a poco que tome una mínima conciencia, de que sí, “hay algo más”, de que “no estamos solos”. Quienes estén en su camino verán facilitarse la andadura. Quienes sean canales, sanadores… aún a medio despertar o con resistencia a ello recibirán claros indicios de por dónde deberán ir. Y la Hermandad estará más afianzada con nosotros que nunca. Todo aquel que tenga oídos, podrá oír, quien tenga ojos podrá ver en relación a su camino, a su vida y a su misión. Simplemente cuando nuestras zonas de confort se tambaleen, deberemos mantenernos firmes, en confianza, y desde nuestro Ser y nuestro Sentir pasarlo todo por el filtro del Amor-Sabiduría.

Por un año de Luz, conexión y conciencia.

Feliz 2018.

Gabriel Padilla

www.gabrielpadilla.es

RECOMIENDO VER:

> 2018. El compromiso por la Ascensión

> Conferencia: la disciplina del Amor

 

 

 

Elohims. Quiénes son y en qué nos pueden ayudar.

  En el mundo de la metafísica, los Elohims, son tan vez, de los Hermanos menos conocidos. Recurrimos y conocemos a los ángeles o los arcángeles. Conocemos a algunos Maestros Ascendidos. Sin embargo, a pesar de que ellos también forman parte del “cuadro directivo” que gestionan las directrices de cada uno de los siete Rayos Universales resultan unos completos desconocidos.

   Elohims… ¿Quiénes son los Elohims?

  Para empezar la palabra nos resulta extraña. No se contempla esta nomenclatura en nuestra tradición cristina. Elohim es una palabra hebrea (אֱלהִים) que significa “dioses”. Es el plural de El (אֵל) o Eloha (אֱלהַּ), que se traducen como “Dios”. [¿Os habéis fijado que el nombre de todos los ángeles acaba siempre en EL?]. Por un lado, en la literatura judía se utiliza como uno de los nombres de Dios: “YHVE ELOHIM”. Con él se hacer referencia al Dios Creador. Al Verbo Creador del cielo, de la tierra, de las plantas, del aire, de la luz… Por ello Elohim también se puede traducir como “Poderoso”. Pero por otro, con esta palabra se aludía también a un conjunto de entidades consideradas divinas, distintas a YHVE. Tal vez sea la forma en que dieron noticia los antiguos, al igual que ocurriera con los ángeles a quienes se les identificó como “mensajeros divinos”, de estos hermanos de Luz tan próximos a nosotros.

  Los Elohims (o “Poderosos”) son los seres espirituales de Luz más cercanos a la Fuente de todos cuantos interactúan con el mundo terrenal. Ellos sostienen, de ahí la cercanía, la máxima conexión con la capacidad co-creadora que cualquier ser de la Creación pueda tener. Recordemos: la creación es una capacidad de la Fuente. Nosotros, como Hijos, heredamos este rasgo. La diferencia (enorme) es que la Fuente crea a partir de Sí Misma. Nosotros en cambio co-creamos: creamos a partir de la energía ya existente en el Universo. Ellos son los encargados de la evolución material de la Existencia. De manifestar en los planos materiales, de su elevación, de su modificación, si así se requiere o de la co-creción de nuevos elementos que pudieran necesitarse. Ellos se manejan perfectamente con la estructura matriz del Universo En nuestro plano terráqueo, ellos son el inicio del escalafón que se encarga de los reinos mineral, vegetal y animal. Por debajo, trabajando sobre el terreno encontramos a los debas y, como miembros de la propia naturaleza del planeta a todos los seres elementales, a quienes estos dirigen.

  Conozcamos algunos de ellos, uno de cada Rayo, y veamos ahora de qué manera pueden ayudar a nuestro proceso evolutivo.

HÉRCULES: Nos ayuda a manifestar nuestra Voluntad. La Voluntad sagrada de nuestra Alma. Ayúdate con el elohim Hércules a ser Uno con tu misión de vida. Frente los miedos, las dudas, las limitaciones impuestas o auto-impuestas, recurre al elohim Hércules para que fortaleza la energía interna que necesitamos para recuperar el empoderamiento personal y dar los pasos requeridos desde el saber de Justicia y Orden Divino que nuestro Ser conoce.

CASIOPEA: A veces el mundo nos resulta extraño, ajeno. A veces nos sentimos desubicados. Y esto impide que nuestra labor vital pueda llevarse a cabo. Recurre a Casiopea para reconectar con la Inteligencia divina de la cual formas parte, de la cual eres manifestación y desde la cual tú ejerces la parte que te corresponde en este plano. Regresa a tu interior y conecta con tus dones y capacidades. El mundo resulta imperfecto sin ellos.

 ORIÓN: Si Casiopea nos ayudaba a equilibrar nuestro cuerpo mental inferior para conectar con el cuerpo mental superior, el elohim Orión hace lo propio con el cuerpo emocional. A veces el amor mal entendido, mal interpretado o mal vivido cusa mella en nosotros. Conecta con el Amor Fuente del Universo. El Amor como inteligencia divina, sustento de la Creación. El Amor como espíritu activo de Dios, cuyas manos eres tú en la Tierra. Ayúdate con Orión para enfrentarte amando a tus sombras no integradas.

ASTREA: Como miembro del Rayo Blanco, la energía blanco-cristal desde la que trabaja el elohim Astrea permite elevar la vibración de todo cuanto lo necesite. Personas, situaciones, lugares… pueden perder la vibración al contacto con experiencias no deseadas, suciedad astral, oscuridad… Pide a Astrea que flamee con la vibración blanco-cristal todo ello (nuestros cuerpos, nuestras casas, una situación conflictiva…) a fin de hacer desaparecer obstáculos energéticos y energías mal calificadas que degraden o retrasen el proceso de Ascensión.

VISTA: Con el elohim Vista la Verdad está a tu alcance. La Verdad de quién eres, más allá de creencias, limitaciones… más allá de tu realidad terrena. Vista nos ayuda a conectar con nuestro Maestro interior. Especialmente cuando perdemos esa conexión al caer en la crítica, el odio, los bucles mentales y todas esas sombras internas tan conocidas. Haz un acto de contricción y pide al elohim Vista que te ayude a conectar de nuevo con tu Maestría de Luz para que puedas seguir manifestando la Verdad que habita en tu interior, la verdad de tu Luz.

PACÍFICA: El elohim de la Paz. Acude a Pacífica para reequilibrar cualquier lugar que haya sido perturbado por acciones indeseadas, sean naturales o producto de la mano del hombre: desastres naturales, catástrofes, conflictos bélicos, atentados… Pide a Pacífica que reinstale la paz en los territorios borrando las memorias de dolor y ayudando al equilibrio armónico que permita recomponer y levantar de nuevo la situación lo más pronto posible.

ARTURUS: el Elohim de la Libertad. Libérate con el elohim Arturus de todo cuanto estrecha la libertad de tu Alma, de todo aquello que ate tus alas, que le impida libertad de movimiento. Despliega, con la ayuda de Arturus, toda tu Esencia y que nada interrumpa el vuelo de tu Alma.

 Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es

La Gran Invocación: energía y significado

Seguramente la habrás encontrado por las redes sociales, en algún anuncio de alguna revista especializada. Tal ve la hayas conocido en algún curso o por que se te ofreció en formato de calendario….

La Gran Invocación es una oración aconfesional, aparentemente anónima, destinada a ser utilizada y divulgada para beneficio de todos los Hombres de Buena Voluntad. Pero ¿sabías que esta oración fue transmitida por el maestro Tibetano Dhjwal Khul a través de Alice Bailey? ¿Qué su texto promueve las energías de las Festivales Espirituales?

Descubre todo esto y mucho más a cerca de este importante texto en el presente video. Espero que lo disfrutes.

 

Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es

 

Las “otras causas espirituales” de la enfermedad

Hemos avanzado mucho desde que superamos la visión mecanicista que, aún hoy día, sigue prevaleciendo en el tratamiento de la salud y el bienestar. No voy a extenderme sobre el tema que ya traté en otro post de hace algunos meses atrás [ver]. Lo que aquí me interesa destacar, son las dos grandes líneas conceptuales desde las que entendemos hoy día la enfermedad (y por enfermedad me referiré siempre a la dolencia, el padecimiento, el trastorno físico o psicológico, emocional…). Por un lado, la concepción holística donde la enfermedad no es más que la exteriorización de un conflicto interno (mental, emocional o sistémico) no resuelto, que podría resumirse en la conocida frase “el cuerpo muestra lo que la mente calla”. Desde el “libro azul” de Louise L. Hay, el famoso Sana tu cuerpo, pasando por el conocido La enfermedad como camino de Thorwald Dethlefse y Dahlken Rudiger hasta los actuales trabajo en decofidicación, biodecodificación, nueva medicina germánica… etc, etc… la concepción es la misma.

Por otro lado, la línea de la concepción espiritual desde la que se entiende que la carencia de salud y bienestar parte de un conflicto entre el Alma y el cuerpo, entre nuestra identidad de luz y su imposibilidad de manifestarse en nuestra identidad terrena. Así lo dice Alice Bailey en su La curación esotérica: “Toda enfermedad (y esto es algo conocido) es producida por la falta de armonía o desarmonía entre el aspecto de forma y la vida. Aquello que une la forma y la vida, o más bien, el resultado de esta unión, denominada Alma, el Yo en lo que respecta a la humanidad, y el principio integrador, en lo que concierne a los reinos subhumanos. Las enfermedades aparecen donde no hay alineamiento entre estos diversos factores, el alma y la forma, la vida y su expresión (…).” O el mismo dr. Bach, buen conocedor de la obra de Bailey, para quien la enfermedad es “(…) el medio adoptado por nuestras propias Almas para señalarnos nuestras faltas; para evitar que cometamos más errores; para encauzarnos de vuelta al sendero de la Verdad y la Luz del que nunca deberíamos habernos apartado. Sea cual fuere el error que cometamos, reaccionará contra nosotros mismos, causándonos infelicidad, malestares o padecimientos, de acuerdo con su naturaleza. Su objetivo es enseñarnos los efectos de los pensamientos y acciones equivocadas”.

Sin embargo, y es en lo que quiero centrarme con el presente artículo, hay ocasiones en las que la enfermedad, el padecimiento, la carencia de salud o de bienestar no obedece a ninguna de estas concepciones. Hay ocasiones en las que justamente la enfermedad está en “perfecta armonía con el Alma”, como veremos. En otras, parte de una causa primera que origina, como consecuencia, dicha desarmonía. Partiendo de mi propia experiencia como sanador espiritual, completemos pues el cuadro de posibilidades para abarcar un panorama harto más completo del que contemplamos habitualmente.

LA HERENCIA: Este primer punto es quizá el más conocido y últimamente trabajado, que no respondería pero que incluyo, por no corresponder con los conceptos mencionados. Por ser una causa primera que se vincula a la persona simplemente por ser y estar, y que puede llegar a ser un gran factor determinante. Por un lado tendríamos la transmisión genética, que nos dispondría o transmitiría directamente alguna merma de salud. Pero por otro, tendríamos todos aquellos aprendizajes, filias y fobias pertenecientes al sistema al que se pertenece y que integramos de 0 a 8 años como forma de caminar por el mundo: coger los cubiertos, ceder el asiento a personas mayores, atarnos los zapatos, cómo saludar educadamente… junto a no hablar con extraños, no acercarse a quienes visten de una manera o pertenecen a un país o una etnia, que a ciertas horas no se va por la calle o que el dinero no da la felicidad…. También de vidas o factores vitales de miembros antiguos del clan que se superponen o se proyectan sobre la nuestra: los suicidios, abusos en las mujeres… O de vivencias que ha tenido nuestra madre mientras nos gestaba.

EL AMBIENTE: O entorno. Podemos en este caso ir de lo macro a lo micro, y en muchas ocasiones podría cruzarse también con los puntos anteriores.

47365_enfermedades_mundial

Cada país, cada lugar tiene unos condicionantes específicos que van a favorecer la aparición de unas dolencias u otras. El exceso de suicidios en el norte de Europa frente a los países mediterráneos, por la falta de sol. La carencia de síntomas en la etapa de menopausia de las mujeres mayas, frente a los sofocos ligeros de las mujeres japonesas o a los sofocos extremos que manifiestan las mujeres en Grecia.

            A nivel más local, sabemos de cómo nos afectan las energías telúricas. Y de lo que provoca estar en una casa construida sobre una corriente de agua, por ejemplo. No digamos sobre un antiguo cementerio. O con campos electromagnéticos alrededor de la misma.

EL KARMA: La sagrada Ley de Causa y Efecto también tiene cabida en nuestro ámbito. El karma que: 1) se libera; 2) activa o surge en un momento dado de nuestra vida y que no tiene por qué estar gestado en la actual. Puede provenir de reencarnaciones anteriores. En el primer caso nos parece obvio que la activación se dé para resolver (equilibrar) acciones que debieran haberse hecho de otra manera para evitar el efecto que causaron. ¿Pero en el segundo caso? ¿Por qué se pueden activar “kármicamente” situaciones de otras vidas? Por dos factores. Por paralelismos: ahora estamos haciendo lo mismo que en cierto momento, en cierta época, y aquello que nos afectó vuelve a producirse. Algún ejemplo: en otra vida fuimos comerciantes dedicamos a hacer negocios de forma poco clara. Ahora, en nuestro departamento comercial todo son pegas o falsas acusaciones. El segundo factor, sería por un voto (el conocido voto kármico) que hicimos en su momento con tanta determinación que hoy día sigue vigente: de pobreza, obediencia, vasallaje, castidad… En ambos casos, vemos, se trata de energías que siguen vigentes en el continuum temporal activadas en cuanto la situación repite sus condicionantes (pura ley de atracción).

LA MISIÓN DE VIDA: Hay misiones de vida que son muy complejas. De las más, quizá, las que se vehiculan a través de la enfermedad. No cabe generalizar, una vez más, pero sí tener en cuenta que hay enfermedades que más allá de la disposición genética, o de cualquiera de los factores de los que aquí tratamos en realidad forman parte o, directamente, son el pilar de la misión de vida de una persona. El tema es complejo. Especialmente desde nuestro punto de vista terreno (mental/emocional). Nos resulta inalcanzable tan siquiera imaginar qué tipos de aprendizajes se pueden llevar a cabo desde el limitado marco de muchas enfermedades. En estos casos, más que nunca, es el propio Alma el único que lo sabe; al fin de cuentas es quien aceptó esta propuesta evolutiva. Lo que sí sabemos es que en estos procesos, la dirección de muchas de estas misiones no apuntan únicamente a quien la lleva a cabo, sino que focaliza su acción en las personas que lo circundan. A veces incluso en mayor medida que en el propio protagonista, que ha aceptado asumir un papel ocasional que depare un aprendizaje profundo en el entorno.

CANAL ROTO: Este sería el primero de los casos en los que la enfermedad no se corresponde ni con aprendizajes, ni proviene de la trayectoria vital, transgeneracional o kármica de la persona, y , sin lugar a dudas, es la que literalmente mantiene sin remisión la obstrucción entre el Yo Terreno y el Yo Superior. Se produce en el mismo momento de la concepción o durante el proceso. A partir de la diferencia vibracional entre la multidimensionalidad y el plano terreno el canal, la conexión que vincula al Yo de Luz (Yo Superior) con el futuro feto desde el cual encarnará, se rompe dando lugar a la pérdida del futuro bebé, o se “quiebra”, dando lugar a un décimo chacra activo o descontrolado que se traduce en esquizofrenias o bipolaridades, por ejemplo. [Véase el post “Anatomía del canal de luz”]

INFLUENCIAS / AGENTES EXTERNOS: Afortunadamente se da en el menor de los casos. Pero algunas dolencias o enfermedades, padeceres surgen a raíz de acciones externas dirigidas hacia nosotros. Hablamos de manipulaciones energéticas creadas para afectarnos, enganches energéticos, parásitos energéticos, bajos astrales, larvas etéricas, oscuridad, implantes extraterrestres…etc.

Gabriel Padilla

http://www.gabrielpadilla.es