Los tres Festivales Espirituales Mayores

Dice el maestro Djwal Kulh que los días de luna llena son el momento propicio para el máximo contacto con la Jerarquía. Los días de plenilunio son el punto de encuentro de todos y cada uno de los trabajadores terrestres, los que estamos aquí y ahora encarnados, para reencontrarnos con los Hermanos que nos ayudan y apoyan desde la multidimensionalidad y entrar en la conciencia olvidada de quiénes somos realmente, y cómo apoyamos el Plan de la Hermandad Blanca.

Cada plenilunio constituye pues un Festival espiritual desde el que ayudarnos en nuestra misión personal, desde el que revertir nuestra labor en la colectividad y desde la que ganar terrena para el Plan Universal. Pero de los doce Festivales hay tres que son considerados, por su importancia, como los Festivales Mayores, quedando el resto como Festivales menores, donde se trabaja y asienta lo que en los primeros ha sido recibido. Y estos Festivales mayores empiezan ahora.

El primer Festival Mayor se corresponde anualmente con la luna llena de Aries. Se le conoce como el Festival de Pascua o Festival del Cristo. Al amparo de su energía, entramos en connivencia con el puro Amor de Dios, sostén y estructura del Universo; origen y final de nuestra existencia. Constituye la primera manifestación de la Jerarquía espiritual, aquí en la Tierra. Es el gran festival de Occidente.

El segundo festival es el Festival de Wesak o Festival del Buda. Es el pelnilunio de Tauro. Es el más importante. El festival central. Una vez recibida la energía proveniente del anterior, es Buda, como intermediario espiritual entre la Jerarquía y Shamballa, el centro de anclaje de la misma en nuestro plano, quién hace descender y manifestar la vibración en nuestro plano trayéndonos la Luz de la Iluminación, la vibración de la pura Sabiduría Divina. Wesak constituye el gran festival de Oriente.

En correspondencia con el planilunio de Géminis llegamos al tercer gran Festival Mayor, lo constituye el Festival de la Buena Voluntad o del Hombre. Una vez consolidado de nuevo el contacto con la Jerarquía, una vez asentada la vibración del propósito divino de Ascensión, únicamente toca que todos, cuantos estamos encarnados en este plano para llevar a cabo los propósitos evolutivos que sabemos asumamos el mando de los mismos. Es el día dedicado al reconocimiento de cuantos hermanos trabajamos en la Tierra. Es el día dedicado a la Humanidad. Al Hombre. Quien realmente es el que está llevando a cabo los planes de la Jerarquía sobre el terreno. Es el homenaje dedicado a quienes somos “las manos de Dios en la Tierra”.

¿CÓMO TRABAJAR EN ESTOS DÍAS?

Hay una manera muy concreta de llevar a cabo la labor que en estos días nuestro propósito requiere.

Los dos primeros días previos al Festival deberemos entrar en conciencia con nuestra labor de servicio: ¿la estamos   llevando a cabo? ¿Desde dónde la llevo a cabo? ¿Desde el corazón o desde la necesidad? ¿Desde el servicio o desde el ego espiritual, desde alguna parte de mis sombras? ¿Qué debo pulir de mi vida que no funciona? ¿Qué aspectos internos de mí evitan que sea como soy en realidad? ¿Qué me limita? ¿A qué me aferro?…

El día del festival realizaremos la meditación llamada “Dejar penetrar la Luz”, con la frase semilla (nota clave) correspondiente al Festival. (Vid al final).

Los dos días posteriores focalizaremos nuestra atención en lo externo. YO, como parte de un sistema mayor, como parte de la Humanidad, como miembro de la Jerarquía, aquí, en la Tierra, qué aporto y qué puedo aportar. ¿En qué pueden beneficiar mis acciones al conjunto? ¿De qué otras maneras puedo servir y ser mejor?


MEDITACIÓN: DEJAR PENETRAR LA LUZ

1. FUSION DE GRUPO. Afirmemos la realidad de la fusión e integración grupales, dentro del centro cardíaco del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, que es el mediador entre la Jerarquía y la Humanidad:

Soy uno con mis hermanos de grupo.

Que el Amor que hay en mi alma afluya a ellos.

Que la fuerza que hay en mí los eleve y ayude.

Que los pensamientos que mi alma crea les alcance y anime.

ALINEAMIENTO. Proyectamos una línea de energía iluminada hacia la Jerarquía Espiritual del Planeta, el corazón planetario, el gran Ashrama de Sanat Kumara; y hacia Cristo en el corazón de la Jerarquía. Extendamos la línea de luz hacia Shamballa, el centro donde la voluntad de Dios es conocida.

INTERVALO SUPERIOR. Mantengamos la mente contemplativa abierta a las energías extra-planetarias que afluyen a Shamballa y se irradian a través de la Jerarquía.

Mediante el uso de la imaginación creadora, esforcémonos por visualizar los tres centros planetarios – Shamballa, Jerarquía y humanidad – entrando gradualmente en alineamiento e interacción.

[Mantengamos, durante algunos momentos, la mente concentrada sobre la función planetaria del nuevo grupo de servidores del mundo, mediador entre la Jerarquía y la humanidad, meditando el Plan para traerlo a la existencia].

MEDITACION. Reflexionemos sobre la nota clave:

FESTIVAL DE PASCUA:      Surjo y desde el plano de la mente gobierno.

FESTIVAL DE WESAK:       Veo, y cuando el Ojo está abierto, todo es luz.

FESTIVAL DEL CRISTO:     Reconozco mi otro yo, y al menguar ese yo, crezco y brillo.

PRECIPITACION. Utilizando la imaginación creadora, visualicemos las energías de Luz, Amor y Voluntad al Bien, fluyendo por todo el Planeta anclándose en la Tierra, en los centros del plano fisíco preparados, a través de los cuales puede manifestarse el Plan. Utilicemos la séxtuple progresión del Amor Divino como una serie de etapas consecutivas para la precipitación de energía: desde Shamballa a la Jerarquía, a Cristo, al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, a los hombres y mujeres de Buena Voluntad de cualquier parte del mundo y a los centros físicos de distribución.

INTERVALO INFERIOR. Nuevamente, como grupo, enfocamos la conciencia dentro de la periferia del gran Ashrama. Juntos afirmamos:

En el centro de todo Amor, permanezco.

Desde ese centro, yo el Alma, surgiré.

Desde ese centro, yo el que sirve, trabajaré.

Que el Amor del Ser Divino se derrame por todas partes,

En mi corazón, a través de mi grupo y al mundo entero.

Visualizamos el descenso del influjo espiritual liberado desde Shamballa, pasando a través de la Jerarquía, y afluyendo hacia la Humanidad mediante el canal preparado. Consideremos de qué manera estas energías entrantes establecen el “Sendero de Luz” para el advenimiento del Instructor Mundial, Cristo.

DISTRIBUCIÓN. A medida que entonamos la Gran Invocación, visualicemos la afluencia de la Luz, el Amor y el Poder desde la Jerarquía espiritual, a través de las cinco entradas planetarias: Londres, Dajeerling, Nueva York, Ginebra y Tokio, iluminando la conciencia de toda la raza humana.

LA GRAN INVOCACION

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios

Que afluya luz a las mentes de los hombres

Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios

Que afluya amor a los corazones de los hombres

Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

OM OM OM

MÁS INFORMACIÓN: Lucis Trust

 

VER VIDEO RELACIONADO: La Gran Invocación: significado y energía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s