El Ángel de la Guarda

Tanto la Biblia como los antiguos teólogos recogen la existencia de estos Ángeles Guardianes Personales y nos detallan fielmente cuáles son sus funciones.

Normalmente cuando pensamos en Ángeles de la Guarda inmediatamente los relacionamos con los más pequeños, con quienes, en efecto, tienen una especial y estrecha relación. El maestro Jesús ya advertía: “Mirad que no despreciéis a alguno de estos pequeñitos; porque os hago saber que sus Ángeles en los cielos están siempre viendo la cara de mi Padre Celestial” [Mateo 18:10]. Pero lo cierto es que dicha relación no se rompe jamás, por lo que todos disponemos de tal ayudante celestial mientras dure nuestra vida terrena. “Todo el que cree en Dios tiene un Ángel Guardián” diría San Basilio.

Su cometido siempre será el mismo. Velar y custodiar nuestros pasos, como se dice claramente Salmos 91:11: “Él mando a sus Ángeles que cuidasen de ti; los cuales te guardaran en cuantos pasos dieres”

Aunque este no se limita a la mera observación. Los Ángeles Personales también pueden intervenir orientándonos por el camino más adecuado, tal y como encontramos en Éxodo 23: “Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él. Si tú escuchas realmente su voz y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Entonces mi ángel irá delante de ti”.

Santo Tomás de Aquino, uno de los más importantes Padres de la Iglesia lo resumió con esta simple frase: a todos se nos entrega un Ángel que “continuamente, Ilumina, Guarda, Rige y Guía”.

Son muchos los hombres de fe que han testimoniado su relación con su Ángel Guardián. Ya en el año 150 Hermas escribí su libro Shepherd of Hermas donde habló claramente de sus experiencias con lo que él denominó su “Ángel Pastor”. San Patricio, patrón de Irlanda hablaba con un ángel llamado Victorious, quien le ayudó a escapar de su cautiverio. Juana de Arco afirmaba recibir informaciones y órdenes del arcángel Miguel. Se dice que el Padre Pío, así se cuenta en su biografía Send Me Your Angel, Padre Pío escrita por el padre Alessio Parente era asistido por un ángel que le orientaba espiritualmente y le ayudaba a comprender las cartas que recibía en cualquier idioma del mundo. El Papa Pío XI afirmaba rezar por las mañanas a su ángel guardián, y que cuando tenía una controversia con alguien pedía a éste que hablase con el ángel guardián de la otra persona para que se pusieran de acuerdo en lleva r a buen puerto la relación.


HIMNO DE LAUDES AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida, tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día. Aunque espíritu invisible, sé que te hallas a mi lado, escuchas mis oraciones y cuenta todos mis pasos.

En las sombras de la noche, me defiendes del demonio, tendiendo sobre mi pecho tus alas de nácar y oro. Ángel de Dios, que yo escuche tu mensaje y que lo siga; que vaya siempre contigo hacia Dios, que me lo envía. Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga, gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía. En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto: gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Amén.

 

OTROS POST DE INTERÉS:

Quiénes son los ángeles

Video-Taller: los 7 Arcángeles

Guía breve de los 7 Arcángeles

Ayudas celestes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s