Estrategias de la Oscuridad

Hay dos estrategias con las que la Oscuridad intenta seguir estando en el candelero, al menos para quienes andan por ahí dormidos o confundidos.

La primera es la de justificar su existencia. Podemos leer u oír en un sin fin de sitios la idea de que no hay Luz sin Oscuridad. Hay quien insiste en difundir que sin la Oscuridad no sabríamos lo que es al Luz; no sabríamos valorarla, aceptarla, disfrutarla. Esta idea es tan absolutamente absurda como decir que para ser policía primero debes haber asesinado /violado/atracado a alguien; que para saber lo que es la democracia debes haber pasado una dictadura; que para saber qué es el amor, debes haber sido destrozado anímicamente primero.

Dentro de esta misma línea, hay una segunda vertiente. Hay quien va más allá y afirma que ambas deben coexistir para mantener el equilibrio y la armonía del Universo. ¿Acaso para que la relación con mi pareja sea “armónica” debemos tirarnos los trastos a la cabeza y abofetearnos e insultarnos en la misma medida que nos amamos? ¿Acaso en el famoso episodio de la expulsión de los ángeles caidos el AA. Miguel y cuantos le secundaron resulta ser un atentado contra el equilibrio cósmico?

La segunda estrategia es lograr difundir que el mal no existe o que si actúamos desde la más absoluta bondad nunca nos podrá afectar. Esta idea se anda prodigando demasiado últimamente en mensajes, canalizaciones… Ya todos somos Uno. Todos somos corazones limpios y puros en busca de la Luz. Precisamente cuando la densidad por la Oscuridad, que está viviendo unos momentos más dulces al actuar sin tapujos. Se nos destruye el estado de bienestar en nuestras narices, somos machacados por un sistema macroeconómico que unicamente sirve a quienes lo manejan, se nos manipula la información, se pervierten los mensajes, se nos trata como a tontos y borregos… No hay más que echar un vistazo a la realidad cotidiana. Debe de ser que a algunos tanta Luz propia no les deja ver la realidad.

Es muy triste que nos dejemos engañar tan fácil y cándidamente. Discernid desde dónde provienen las palabras o los actos, más allá de los envoltorios de Luz que se les quiera dar. Cuidado con lo que oís y aceptáis sin tan siquiera poner en tela de juicio. “No creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios” [Juan 1: 1]. “Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error: Antes siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, a saber, Dios” [Efesios 2: 14-15]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s